domingo, marzo 31, 2013

Las siete estaciones, Visitas o Casas



I- Jesús en el Huerto de Getsemaní o de los Olivos
II- Jesús es atado y llevado a la casa de Anás 
III- Jesús llevado ante Caifás 
IV- Jesús llevado ante Poncio Pilatos 
V- Jesús llevado ante Herodes 
VI- Jesús es regresado con Pilatos 
VII- Jesús llevado a su Pasión

Domingo de Resurrección

Domingo de Resurrección

"Al tercer día resucitó", en esta piedra angular se basa la fe cristiana.
El Señor de la vida había muerto, pero ahora vive y triunfa.

El Domingo de Pascua es el día en el cual Jesús salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. La historia cuenta que en cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su cuerpo.




Un Ángel les dice que ha resucitado.

Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.

Éste es el día de la esperanza universal, el día en que en torno al resucitado, se unen y se asocian todos los sufrimientos humanos, las desilusiones, las humillaciones, las cruces, la dignidad humana violada, la vida humana no respetada.
En la Resurrección la vocación cristiana descubre su misión: acercarla a todos los hombres.

El hombre no puede perder jamás la esperanza en la victoria del bien sobre el mal. Por esta razón los cristianos con gran júbilo celebran este día la Misa Pascual del Domingo de Resurrección.



"En este día de tu triunfo sobre la muerte, que la humanidad encuentre en ti, Señor, la valentía de oponerse de manera solidaria a tantos males que nos afligen", clamó el jefe de la iglesia católica.

(S.S. Juan Pablo II, 2004)

Lunes de Pascua

Lunes de Pascua

La Pascua de Resurrección es la celebración cristiana que conmemora la resurrección de Jesucristo. La fecha de celebración varía entre el 22 de marzo y el 25 de abril, ya que tiene lugar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera del hemisferio norte. Existe una fórmula que permite el cálculo de la fecha de Pascua.

Sin embargo, debido a la diferencia de calendarios usados por la Iglesia Católica (calendario gregoriano) y las iglesias orientales (calendario juliano), la fecha de Pascua varía para cada iglesia, y solo en algunas ocasiones logran coincidir, tal y como se aprecia en el calendario.

Los primeros cristianos -que eran judíos- celebraban la Pascua de Resurrección a la par cronológica que la Pascua judía. Pero desde el Concilio de Nicea los cristianos separaron la celebración de la Pascua judía de la cristiana, quitándole los elementos hebreos. Pero dejaron el carácter móvil de la fiesta recordando que Cristo resucitó en la Pascua hebrea. Hoy día la Iglesia Católica mantiene el carácter móvil de la fecha de Pascua, pero trata de no hacerla coincidir con el Pésaj judío.

Esta fiesta determina el calendario móvil de otras fiestas: así la Ascensión (el ascenso de Jesús al cielo) se celebra 40 días después y Pentecostés 10 días después de la Ascensión. La semana anterior a la Pascua de Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos (que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén). La Octava de Pascua (popularmente conocida como "semana de Pascua") es la semana que sucede a este Domingo de Pascua (o Domingo de Resurrección). El tiempo pascual o tiempo de Pascua designa, en la liturgia católica, las semanas que van desde el Domingo de Resurrección hasta el de Pentecostés.

 El nombre Pascua se ha extendido a otras celebraciones cristianas, como Navidad (el nacimiento de Jesús) o Pentecostés (la venida del Espíritu Santo). Por ejemplo en Chile, el término Pascua se aplica coloquialmente a la Navidad, mientras que a la Pascua se le llama "Pascua de Resurrección".
Tiempo Pascual Los cincuenta días que van desde el domingo de resurrección hasta el domingo de Pentecostés

El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos, ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido toda nuestra religión.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo. En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo.

La Resurrección de Jesús es un hecho histórico, cuyas pruebas entre otras, son el sepulcro vacío y las numerosas apariciones de Jesucristo a sus apóstoles.

Cuando celebramos la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación. Celebramos la derrota del pecado y de la muerte.

En la resurrección encontramos la clave de la esperanza cristiana: si Jesús está vivo y está junto a nosotros, ¿qué podemos temer?, ¿qué nos puede preocupar?

Cualquier sufrimiento adquiere sentido con la Resurrección, pues podemos estar seguros de que, después de una corta vida en la tierra, si hemos sido fieles, llegaremos a una vida nueva y eterna, en la que gozaremos de Dios para siempre.

San Pablo nos dice: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe” (I Corintios 15,14)
Si Jesús no hubiera resucitado, sus palabras hubieran quedado en el aire, sus promesas hubieran quedado sin cumplirse y dudaríamos que fuera realmente Dios.

Pero, como Jesús sí resucitó, entonces sabemos que venció a la muerte y al pecado; sabemos que Jesús es Dios, sabemos que nosotros resucitaremos también, sabemos que ganó para nosotros la vida eterna y de esta manera, toda nuestra vida adquiere sentido.

La Resurrección es fuente de profunda alegría. A partir de ella, los cristianos no podemos vivir más con caras tristes. Debemos tener cara de resucitados, demostrar al mundo nuestra alegría porque Jesús ha vencido a la muerte.

La Resurrección es una luz para los hombres y cada cristiano debe irradiar esa misma luz a todos los hombres haciéndolos partícipes de la alegría de la Resurrección por medio de sus palabras, su testimonio y su trabajo apostólico.

Debemos estar verdaderamente alegres por la Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor. En este tiempo de Pascua que comienza, debemos aprovechar todas las gracias que Dios nos da para crecer en nuestra fe y ser mejores cristianos. Vivamos con profundidad este tiempo.

Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo pascual, en el que recordamos el tiempo que Jesús permaneció con los apóstoles antes de subir a los cielos, durante la fiesta de la Ascensión.
La fiesta de la Pascua es tan importante, que un solo día no nos alcanza para festejarla. Por eso la Iglesia ha fijado una octava de Pascua (ocho días) para contemplar la Resurrección y un Tiempo Pascual (cincuenta días) para seguir festejando la Resurrección del Señor.
=

¿Cómo se celebra el Domingo de Pascua?

¿Cómo se celebra el Domingo de Pascua?

Se celebra con una Misa solemne en la cual se enciende el cirio pascual, que simboliza a Cristo resucitado, luz de todas las gentes.

En algunos lugares, muy de mañana, se lleva a cabo una procesión que se llama “del encuentro”. En ésta, un grupo de personas llevan la imagen de la Virgen y se encuentran con otro grupo de personas que llevan la imagen de Jesús resucitado, como símbolo de la alegría de ver vivo al Señor.

En algunos países se acostumbra celebrar la alegría de la Resurrección escondiendo dulces en los jardines para que los niños pequeños los encuentren, con base en la leyenda del “conejo de pascua”.
La costumbre más extendida alrededor del mundo, para celebrar la Pascua, es la regalar huevos de dulce o chocolate a los niños y a los amigos.

A veces, ambas tradiciones se combinan y así, el buscar los huevitos escondidos simboliza la búsqueda de todo cristiano de Cristo resucitado.
=

Una Reflexión por cada día de la Semana Santa, DOMINGO SANTO

Una Reflexión por cada día de la Semana Santa
DOMINGO SANTO

San Mauricillo o Maurilio de Milán, Obispo

San Mauricillo o Maurilio de Milán, Obispo 
Marzo 31

Milán, a unos 660-670

San Mauricillo, también conocido como Maurilio, es el obispo de Milán 38a, los catálogos antiguos de obispos en Milán, que se le atribuyen a sólo cuatro meses del episcopado, pero algunos estudiosos sostienen que se debe leer 4 años o 10 años y 4 meses, no conoce el día de su muerte o el lugar de entierro, y su episcopado se va a colocar, sin embargo, poco después de la mitad del siglo VII (660-670).


Hay que decir que San Maurilio Mauricillo o, no se menciona en el Martirologio romano, la primera obra hagiográfica que le da el título de santo, es el "Beroldo Nuevo" del siglo XIII.
Misal ambrosiano, del siglo XV, está situado el 31 de marzo, Letanía y un prefacio en su honor.
Debido a su fiesta cayó durante la Cuaresma, el arzobispo San Carlos Borromeo, en 1578, tomó su nombre del Ambrosiano Calendario junto con otros santos.

 
San Mauricillo, es venerado por el culto local en la Basílica de San Sátiro Milán, donde en el siglo IX Arzobispo Ansperto (868-881) había traducido las reliquias en esta iglesia se celebra el 31 de marzo, con una procesión a través de la calles de la ciudad.

 
Monseñor Filippo Visconti en 1793, concedió al clero de San Sátiro, La oficina de San Mauricillo con rito solemne, mientras que la tarjeta Arzobispo. Gaysruk (1818-1846), decidió que la fiesta debe celebrarse el 23 de agosto, pero el arreglo duró todo el tiempo que él vivió, y luego regresó el 31 de marzo.
San Carlos Borromeo, en 1611, hizo un reconocimiento canónico de las reliquias de s. Mauricillo, que se encuentran actualmente en el altar mayor de la Iglesia de San Sátiro.
=
Autor: Antonio Borrelli

Traducido para VS desde: Santi e Beati

San Amós, Profeta

San Amós, Profeta
Marzo 31 - Junio 15

Amós era pastor de Tecoa, al límite del desierto de Judá. No era miembro de los clubs de profetas de Israel; ninguna escuela profética. Simplemente Dios le llama, sacándolo de sus labores pastoriles y lo manda a profetizar a Israel.

El marco en que desempeña su ministerio profético está situado junto al santuario de Betel.
Y la época particular de su función para "hablar en nombre de otro" -en este caso, de Dios- es en el reinado de Jeroboán II (783-743 a. C.). Es uno de los momentos gloriosos del pueblo de Israel consideradas las cosas desde el punto de vista humano; se vive en paz y tranquilidad, el Reino del Norte se extiende y enriquece hasta el punto que el lujo de los grandes y poderosos es un insulto para la miseria en que está el pueblo. Incluso el esplendor del culto -con inusitado boato- encubre la ausencia de una religión verdadera.

Con un estilo sencillo y tan rudo como cabe esperar de un pastor que pasa su vida entre los animales que cuida en soledad, condena la vida corrompida de las ciudades, se indigna por las desigualdades sociales que claman al cielo como grita una injusticia y protesta por la falsa seguridad depositada por sus contemporáneos en los ritos religiosos que están vacíos porque no llevan a compromisos personales. Dios castigará a los poderosos -clase dirigente- de Samaría que pecan maltratando a los pequeños del pueblo. Critica las idolatrías, violencias, injusticias, disolución y universal corrupción en la que está sumido el rebaño elegido.

Por primera vez emplea dos expresiones que luego serán utilizadas ampliamente en la literatura profética posterior. Habla del "día de Yahwéh", cargado de acentos terribles, para designar el momento en que Dios tomará justas decisiones reivindicativas; en medio de tinieblas, Yahwéh castigará a Israel por sus maldades, utilizando a un pueblo que en la mente del profeta Amós es Asiria sin llegar a mencionar su nombre. Otra expresión novedosa es "el resto", término con el que se quiere designar a una porción de israelitas fieles al yawismo puro en quienes reposará la esperanza de una perspectiva de salvación posterior.

Desde siempre ambicionó el hombre las riquezas para poseer, el poder para dominar a los demás y la gloria para alimentar su soberbia; esto trae como directa consecuencia el oscurecimiento y eclipse de Dios. Amós, profeta, dijo en su nombre que Él mira y valora lo de "dentro". Cumplió con valentía el encargo dificultoso de hablar claro y sin tapujos para clarificar actitudes, aunque le llevaran a sufrir las acusaciones de Amasías, sacerdote de Betel, y la persecución de su hijo Ozías.
=
Fuente: es.wikipedia.org

Beato Daniel de Ungrispach o de Venecia, Recluso Mártir

Beato Daniel de Ungrispach o de Venecia, Recluso Mártir
Marzo 31


+ San Mattia de Murano, 31 de marzo 1411

Bendito Daniele de Ungrispach, esposo y padre honrado, abandonado leggitimamente la familia natural, se unió al monasterio emulando como virtudes domésticas de los eremitas. 


Eliminado a los vivos de sicaria mano en St. Matthias Murano 31 de marzo 1411, que es venerado mártir y su cuerpo se conserva incorrupto. 

El aniversario de su muerte se conmemora por Menologion Camaldolese. Alguna vez, la Iglesia ha confirmado el culto a la "bendita", pero de acuerdo a las instrucciones contenidas en la última edición de Martyrologium Romanum se aprovecha de ese título tan legítimamente presentes en el calendario de la familia religiosa.

Rico comerciante de Carintia, que tiene en sus frecuentes viajes a Venecia amistad contrato con Camaldolesi de San Mattia en Murano, que a menudo era un huésped, le pidió que se suman a su monasterio como oblato. Durante veinte años vivió con los religiosos, disfrutando de una mayor libertad para hacer frente a sus tiendas. Una noche, mientras descansaba en su habitación, fue atacado por unos asesinos que ahogado (1411). Buried, su cuerpo, que fue encontrado incorrupto, fue trasladado a la iglesia y expuesto a la veneración pública. 


De esta tumba no es ningún recuerdo. En Menologion Camaldolese es recordado como un santo el 20 de marzo.
=
Autor: Joseph Cacciamani

TRaducido para VS desde: Santi e Beati

Beato Bartolomeo Blanco, Mercedario

Beato Bartolomeo Blanco, Mercedario
Marzo 31

Mercedario de gran santidad y virtud, el Beato Bartolomé Blanco, se llevó a cabo en alta estima, tanto dentro como fuera de su pedido. Para un buen ejemplo y el candor de su vida, tenía gran autoridad en el Papa Eugenio IV y los cardenales de la Santa Iglesia Romana.
 
Murió en Roma y fue enterrado en la Basílica de San Lorenzo in Lucina.
La Orden le celebra el 31 de marzo.
=
Traducido para VS desde: Santi e Beati

San Renovato o Renato de Mérida, Obispo

San Renovato o Renato de Mérida, Obispo
Marzo 31

Etimológicamente: Renato = Aquel que vuelve a nacer, es de origen latino.

Etimológicamente: Renovato = Aquel que ha sido restaurado, es de origen latino.
El XIV obispo de Mérida, Renovato, cierra la época gloriosa de santidad y esplendor emeritense: fue un varón ecuánime, justo e ingenioso. Maestro acabado por su doctrina y ejemplaridad de vida.

Después de gobernar la Iglesia durante muchos años murió en la paz de Dios en el año 633.

Su cuerpo, junto con los de sus obispos predecesores (Masona e Inocente), descansan sepultados con los mayores honores en una misma cripta en Mérida, en la cripta de la Iglesia martirial de Santa Eulalia. Ante sus sepulcros se dieron continuos signos de protección; de aquí que su culto se iniciara por asentimiento o aclamación de la iglesia local en la liturgia, al uso de la época.

Es el último biografiado por el autor de las "Vitas" que dice: ´El santo Renato, hombre adornado de todas las virtudes; godo de origen, nacido de rancia prosapia e insigne por el lustre de su familia. Era esbelto de cuerpo, de distinguidos modales, de singular estatura... era mayor aún por dentro su hermosura, inundado en la posesión del Espíritu Santoª.

Antes había sido abad del monasterio de Cauliana. Se distinguió en las artes y en las ciencias eclesiásticas, especialmente en las Sagradas Escrituras. Su agudo ingenio le hizo maestro de no pocos discípulos.

Su fiesta se celebra el 31 de Marzo.
=
Fuente: Archidiócesis de Madrid

San Benjamin, Diacono y Mártir

San Benjamin, Diácono y Mártir
Marzo 31

Martirologio Romano: En el lugar de Argol, en Persia, san Benjamín, diácono, que al predicar insistentemente la palabra de Dios, consumó su martirio con cañas agudas entre sus uñas, en tiempo del rey Vararane V (c. 420).
 
Etimológicamente: Benjamín = Aquel que es el último nacido o Hijo de dicha, es de origen hebreo.
El rey Yezdigerd, hijo de Sapor II puso fin a la cruel persecución de los cristianos que había sido llevado al cabo en Persia durante el reinado de su padre. Sin embargo, el obispo Abdas con un celo mal entendido incendio el Pireo o templo del fuego, principal objeto del culto de los persas.
 
El rey amenazó con destruir todas las iglesias de los cristianos, a menos que el obispo reconstruyera el templo, pero éste se rehusó a hacerlo; el rey lo mandó a matar e inició una persecución general que duró 40 años.
 
Uno de los primeros mártires fue Benjamín, diácono. Después de que fuera golpeado, estuvo encarcelado durante un año.
 
Benjamín era un joven de un gran celo apostólico en bien de los demás. Hablaba con fluida elocuencia.
 
Incluso había logrado muchas conversiones entre los sacerdotes de Zaratustra. Los meses que pasó en la cárcel le sirvieron para pensar, orar, meditar y escribir.
 
En estas circunstancias llegó a la ciudad un embajador del emperador bizantino y lo puso en libertad. Y le dijo el rey Yezdigerd: "Te digo que tú no has tenido culpa alguna en el incendio del templo y no tienes que lamentarte de nada".
 
¿No me harán nada los magos?, preguntó el rey al embajador. No, tranquilo. No convertirá a nadie, añadió el embajador.
 
Sin embargo, desde que lo pusieron en libertad, Benjamín comenzó con mayor brío e ímpetu su trabajo apostólico y convirtió a muchos magos haciéndoles ver que algún día brillará en sus ojos y en su alma la luz verdadera.
 
De no ser así –decía – yo mismo sufriré el castigo que el Señor reserva a los seguidores que no sacan a relucir los talentos que él les ha dado.
 
Esta vez no quiso intervenir el embajador. Pero poco después, el rey lo encarceló de nuevo y mandó que le dieran castigos hasta la muerte,siendo luego decapitado
 
Murió alrededor del año 420.
=
Fuente: P. Felipe Santos / ACI Prensa

Santa Balbina de Roma, Virgen y Mártir

Relicario de Santa Balbina
Santa Balbina de Roma, Virgen y Mártir
Marzo 31

Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de santa Balbina, cuyo título situado en el Aventino muestra la veneración que se tributó a su nombre (antes de 595).

Etimológicamente: Balbina = Aquella con dificultad para hablar, es de origen latino.
Se encuentran en Roma recuerdos de Santa Balbina en tres puntos diferentes, que están relacionados con las primeras antigüedades de la Cristiandad en esa ciudad.

En el relato puramente legendario del martirio de San Alejandro (acta SS., Maii, I, 367 sqq.) se menciona al tribuno Quirino, quien murió mártir y fue enterrado en la catacumba de Praetextatus sobre la Via Appia.

Su gracia fue estimada con gran veneración y se describe en los viejos itinerarios (guías para los peregrinos) de las catacumbas romanas. La tradición dice que su hija Balbina, quien había sido bautizada por San Alejandro y que pasó su vida siendo soltera, fue enterrada luego de la muerte de su padre en la misma catacumba.

La fiesta de Santa Balbina se celebra el 31 de marzo. Usuardo habla de ella en su martirologio, y su relato de Santa Balbina se apoya en los registros del martirio de San Alejandro.

Existe otra Balbina cuyo nombre fue dado a una catacumba (come. Balbinae) que se extiende entre la Via Appia y la Via Ardeatina, a poca distancia de la pequeña Iglesia llamada Domine quo vadis (Dónde vas Señor).

Sobre este cementerio en el siglo cuarto el Papa Marcos erigió una basílica. Existe todavía sobre la pequeña Aventina dentro de la misma ciudad el viejo título de San Balbina, primero mencionado en un epitafio del siglo sexto y en las firmas del Consejo romano (595) en tiempos del Papa Gregorio I.

Esta iglesia fue erigida en un antiguo y amplio salón. Su santo titular se supone es idéntico con San Balbina que fue enterrada en las catacumbas de Praetextatus y cuyos huesos junto con los de su padre fueron traídos aquí en fecha más tardía. Sin embargo, no es seguro que los dos nombres se refieran a la misma persona.
=
Fuente: Encilopedia Católica

Beato Buenaventura Tornielli de Forli, Sacerdote Servita

Beato Buenaventura Tornielli de Forli, Sacerdote Servita
Marzo 31

Martirologio Romano: En Udine, en el territorio de Venecia, beato Buenaventura Tornielli, presbítero de la Orden de los Siervos de María, que con su predicación por diversas regiones de Italia movió al pueblo a la penitencia, falleciendo ya octogenario, mientras predicaba un sermón cuaresmal (1491).
 
Etimológicamente: Buenaventura = Aquel que posee buena fortuna, es de origen latino.
 
Fecha de beatificación: Su culto fue confirmado el 6 de septiembre de 1911 por el Papa Pío X.
El Beato Buenaventura Tornielli, nació en Forli en el año 1411, y perteneció a una familia acomodada.
 
Parece que no ingresó a la Orden de los Servitas sino hasta 1448, cuando tenía treinta y siete años de edad, pero su fervor y austeridad de vida pronto le permitieron recuperar el tiempo perdido.
 
Después de su ordenación, se preparó para el trabajo apostólico con un año de retiro y pronto empezó a predicar con maravillosa elocuencia y mucho éxito.
 
Fue comisionado especialmente por el Papa Sixto IV, para emprender esta misión apostólica y sus sermones produjeron una notable reforma de vida en todos los Estados papales y en las provincias de Toscana y Venecia.
 
Hacia fines de 1488, fue elegido vicario general de su orden, oficio en el que dio muestras de sus grandes cualidades administrativas y de su caridad.
 
El, sin embargo, continuó aún su trabajo misionero y apenas había terminado su predicación de Cuaresma en Udine, cuando el Jueves Santo de 1491 (31 de Marzo), fue llamado por Dios, agotado por la edad y las penalidades de la vida que había llevado.
 
Sus reliquias fueron finalmente llevadas a Venecia, donde su culto se acrecentó a causa de las muchas curaciones milagrosas.
=

Beata Natalia Tulasiewicz, Mártir Laica

Beata Natalia Tulasiewicz, Mártir Laica
Marzo 31

Martirologio Romano: En la aldea de Ravensbrück, en Alemania, beata Natalia Tulasiewicz, mártir, que al ser ocupada Polonia militarmente fue recluida en un campo de concentración por los nazis y, a causa de la inhalación de gases, entregó su alma al Señor (1945).
 
Etimológicamente: Natalia = Aquella que ha nacido, es de origen latino.
 
Fecha de beatificación: 13 de junio de 1999, junto a otros 107 mártires polacos de la Segunda Guerra Mundial.
Natalia Tulasiewicz nació en la región polaca de Rzeszów en Polonia el 9 de abril de 1906. Se cría en un ambiente familiar católico y los valores aprendidos en el hogar no los perderá cuando más adelante se instale en la ciudad de Poznan. Todo lo contrario. Natalia no hace oposiciones entre sus ansias juveniles de entrega y de servicio con la vivencia sincera de su fe. Ella ha entendido que la vida y la fe van de la mano y que la santidad puede ser vivida en lo cotidiano. Por estos tiempos los laicos van tomando mayor conciencia de su misión de santificar el mundo y Natalia se une al gran movimiento de apostolado laical que se da en la Iglesia, convirtiéndose en una entusiasta animadora de este tipo de apostolado.
 
A mediados de septiembre de 1939, la católica Polonia va a sufrir uno de los períodos más dolorosos de su historia. Casi simultáneamente es invadida por el oeste por la Alemania nazi de Hitler y por el este por el Ejército Rojo soviético de Stalin. Estos dos regímenes eran abiertamente contrarios al catolicismo y en el lapso de pocos años exterminaron a más de seis millones de polacos.
 
A Natalia, como a toda su generación, le tocó presenciar con impotencia como su nación era aniquilada. Ella confiaba en Dios y sabía que el mal nunca tiene la última palabra, por más que por momentos parezca invencible. Cargada de valor se entrega a infundir esperanza entre sus compatriotas, animándoles a esperar en el Señor y a confiarse a su protección. Pero su apostolado no solo se quedó en los consejos, al enterarse de que muchas mujeres polacas estaban siendo enviadas a Alemania a realizar trabajos forzados, ella parte libremente con ellas para poder ayudarlas espiritualmente.
 
En abril de 1944 la GESTAPO, que era la policía secreta política del régimen nazi, descubre su acción y la arrestó. Fue atrozmente torturada y humillada públicamente para ser luego es enviada al campo de concentración de Rawensbruck. Era Viernes Santo de 1945, sus fuerzas son pocas luego de los maltratos sufridos; sin embargo, esta admirable mujer sale de su barraca y proclama un emotivo discurso sobre la Pasión y Resurrección del Señor que llena de esperanza a los creyentes. El Señor tiene un hermoso gesto de ternura hacia su hija Natalia, pues dos días después, el 31 de marzo, Domingo de Resurrección, es trasladada a la cámara de gas donde entrega su alma al Señor de la Vida.
=
Fuente: ACI Prensa

Beata Juana de Toulouse, Virgen

Beata Juana de Toulouse, Virgen
Marzo 31

Martirologio Romano: En Toulouse, en Francia, beata Juana, virgen, de la Orden de las Carmelitas (s. XV).

Etimológicamente: Juana = versión femenina del nombre Juan = Dios es misericordia, es de orgien hebreo.

Fecha de beatificación: Su culto fue confirmado el 11 de febrero de 1895 por el Papa León XIII.
A principios del año 1240, los Hermanos Carmelitas de Palestina se establecieron en Toulouse.
Veinticinco años después, cuando San Simón Stock cruzó Toulouse camino de Burdeos, se le aproximó una mujer llamada Juana, la cual le suplicó que la admitiera en su orden.

El prior Juan la admitió, la cubrió con el hábito carmelita y le permitió hacer el voto de perpetua castidad. En lo que fue posible, Juana observó estrictamente la regla de San Alberto de Jerusalén y fue venerada, no sólo como la primera terciaria carmelita, sino como la fundadora de las terciarias.
Diariamente frecuentaba la iglesia de los padres y combinaba la penitencia con el amor, privándose casi de las cosas necesarias de la vida para ayudar a los pobres y enfermos.

Acostumbraba también dirigir a los jóvenes en las prácticas de la santidad para prepararlos a entrar en la orden carmelita. Solía llevar consigo una imagen del Redentor crucificado, que ella estudiaba como si hubiese sido un libro.

La Beata Juana fue sepultada en la iglesia de los carmelitas de Toulouse y a su tumba acudían en gran número todos aquellos que buscaban su intercesión.

Fue venerada durante 600 años y su cuerpo fue varias veces custodiado como reliquia, especialmente en 1805, cuando un pequeño libro de oraciones manuscrito fue encontrado a su lado.
=
Fuente:

San Guido de Pomposa, Abad

San Guido de Pomposa, Abad
Marzo 31

San Guido nació cerca de Ravena y sus padres estaban orgullosos de él. Principalmente para agradarlos, fue muy cuidadoso en su aspecto exterior y en su vestimenta. Sin embargo, una vez, fue severamente castigado por esta forma de vanidad. Fue a Ravena, donde se celebraba la fiesta patronal de San Apolinar, y, despojándose de sus finas ropas, las dio a los pobres y se vistió las más andrajosas que pudo encontrar. Para vergüenza de sus padres, partió hacia Roma con esta indumentaria y, durante su permanencia allí, recibió la tonsura.
 
Por inspiración divina se puso bajo la dirección de un ermitaño llamado Martín, que vivía en una islita en el río Po. Durante tres años permanecieron juntos y después, el solitario lo envió a la abadía de Pomposa, cerca de Ferrara, para que aprendiera la vida monástica en una gran comunidad. Ese monasterio y el de San Severo, en Ravena, estaban en realidad bajo la dirección del ermitaño, que decidía el nombramiento de los superiores.
 
Los sobresalientes méritos de Guido fueron tales, que mereció altos cargos, y llegó a ser abad, primero de San Severo y después de Pomposa, por nombramiento de Martín, confirmado por la votación de los monjes.
 
Su reputación arrastró a muchos (incluyendo a su padre y a su hermano) a unirse a la comunidad, de suerte que el número de monjes fue duplicado y se hizo necesario que Guido construyera otro monasterio para acomodarlos a todos. Después de un tiempo, delegó a otros la parte administrativa de su oficio y se concentró en el aspecto puramente espiritual, especialmente en la dirección de las almas.
 
En ciertas épocas del año, acostumbraba retirarse a una celda, distante aproximadamente cinco kilómetros de la abadía, donde llevaba una vida de tan intensa devoción e inquebrantable abstinencia, que parecía sostenerse con el ayuno y la oración. Especialmente durante la Cuaresma, trataba su cuerpo con tal severidad, que sus torturas podrían difícilmente superarse y aún así, era extraordinariamente tierno con los monjes, que le tenían gran devoción.
 
San Pedro Damián, que a petición suya, dio lecciones de Sagrada Escritura en la abadía de Pomposa durante dos años, dedicó a San Guido su libro “De Perfectio ne Monachorum”.
 
A pesar de haber sido un santo, Guido no escapó a la persecución. Por alguna razón, Heriberto, arzobispo de Ravena, concibió un odio acerbo contra él y se decidió en verdad a destruir su monasterio. Advertido del ataque que se aproximaba, la única medida de defensa del abad fue un ayuno de tres días en compañía de toda su comunidad. Cuando el arzobispo y sus soldados llegaron a las puertas de la abadía, Guido salió a recibirlos, y con el mayor respeto y humildad, los condujo a la iglesia. El corazón de Heriberto se conmovió: pidió perdón al abad, y prometió protegerlo de allí en adelante.
 
Al final de su vida, San Guido se retiró a la soledad, pero fue llamado a Piacenza por el emperador Enrique III, que había llegado a Italia y deseaba consultar al abad, de cuya santidad y sabiduría tenía grandes referencias.
 
El anciano obedeció muy a su pesar y se despidió tiernamente de sus hermanos, diciéndoles que nunca más vería sus rostros. Había llegado a Borgo San Donino, cerca de Parma, cuando fue atacado repentinamente por una enfermedad, de la que murió al tercer día.
 
Se originó una disputa por la custodia de su cuerpo entre Pomposa y Parma. El emperador dirimió la cuestión, haciendo llevar las reliquias a la iglesia de San Juan Evangelista, en Speyer, que más tarde fue rebautizada con el nombre de San Guido-Stift.
=
Fuente: 

San Agilolfo de Colonia, Obispo

San Agilolfo de Colonia, Obispo
Marzo 31
 
San Agilolfo (o Agigulfo) (f. 750), fue abad de Stavelot, obispo de Colonia y mártir.
 
Pocos son los datos que se conocen de este santo, la mayoría de escritos poco fiables de un monje de Malmedy.
 
Agilolfo era hijo de una buena familia y educado por el abad Angelino en Stavelot. Al poco tiempo, lo sustituyó como abad en Stavelot y poco después Agilolfo se convirtió en obispo Colonia. Se dice que intentó persuadir al rey Pipino de dejar el trono a otra persona que no fuera Carlos Martel, debido a la ilegitimidad de éste último. Una carta del Papa Zacarías en 747 condenó a Agilulfo por haber firmado la Charta verae et orthodoxae professionis. Cuando Carlos llegó al trono, Agilolfo fue ejecutado.
 
Los restos del santo fueron llevados a la Iglesia de Santa María ad Gradus de Colonia y su festividad es el 31 de marzo.
=

Beata María Mamala, Viuda Monja

Beata María Mamala, Viuda Monja
Marzo 31

De la familia de los duques de Medinasidonia. Habiendo quedado viuda de don Enrique de Guzmán, el más hermoso de los hombres de su tiempo, entró en el convento de clarisas urbanistas de Sevilla, 1453.
=

sábado, marzo 30, 2013

Evangelio Marzo 31, 2013

El sepulcro vacío
Lucas 24, 1-12.
Sábado Santo.
El misterio pascual debe llenarnos de frutos de paz y confianza.

Del santo Evangelio según san Lucas 24, 1-12

El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Como ellas temiesen e inclinasen el rostro a tierra, les dijeron: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recordad cómo os habló cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: "Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día resucite. "» Y ellas recordaron sus palabras. Regresando del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los Once y a todos los demás. Las que decían estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que estaban con ellas. Pero todas estas palabras les parecían como desatinos y no les creían. Pedro se levantó y corrió al sepulcro. Se inclinó, pero sólo vio las vendas y se volvió a su casa, asombrado por lo sucedido.

Oración introductoria
Señor Jesús, dame la gracia para que sepa guardar el silencio que me puede llevar a tener un momento de intimidad contigo en esta oración. Creo en ti, Señor, te amo y confío en que Tú también quieres estar conmigo.

Petición
Señor, que sepa prepararme adecuadamente a la celebración de la Vigilia Pascual.

Meditación del Papa
Al igual que antes, junto al sepulcro, también ahora aparecen dos hombres vestidos de blanco y dirigen un mensaje: "Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse". Con eso queda confirmada la fe en el retorno de Jesús, pero al mismo tiempo se subraya una vez más que no es tarea de los discípulos quedarse mirando al cielo o conocer los tiempos y los momentos escondidos en el secreto de Dios. Ahora su tarea es llevar el testimonio de Cristo hasta los confines de la tierra. La fe en el retorno de Cristo es el segundo pilar de la confesión cristiana. Él, que se ha hecho carne y permanece Hombre sin cesar, que ha inaugurado para siempre en Dios el puesto del ser humano, llama a todo el mundo a entrar en los brazos abiertos de Dios, para que al final Dios se haga todo en todos, y el Hijo pueda entregar al Padre al mundo entero asumido en Él. Esto implica la certeza en la esperanza de que Dios enjugará toda lágrima, que nada quedará sin sentido, que toda injusticia quedará superada y establecida la justicia. La victoria del amor será la última palabra de la historia del mundo. Como actitud de fondo para el «tiempo intermedio», a los cristianos se les pide la vigilancia. Esta vigilancia significa, de un lado, que el hombre no se encierre en el momento presente, abandonándose a las cosas tangibles, sino que levante la mirada más allá de lo momentáneo y sus urgencias. De lo que se trata es de tener la mirada puesta en Dios para recibir de Él el criterio y la capacidad de obrar de manera justa. (Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, segunda parte, p. 110).

Reflexión
Si morimos con Cristo, viviremos con Él. (Rom 6, 5). La cruz de Cristo es el árbol fecundo del que brota nueva vida. Quien sabe acompañarle hasta el Calvario, goza también de la gloria de su resurrección. De la cruz y del santo sepulcro, brota la luz de un nuevo amanecer. El fuego que Cristo vino a traer al mundo vuelve a arder con todo su calor.

"La paz esté con ustedes", "no tengan miedo".. En varias ocasiones el Evangelio nos refiere estas palabras en los labios de Cristo resucitado. Es un impulso a la confianza y a la seguridad. El ha vencido a la muerte y nos promete que estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. Ya no hay espacio en nuestra vida para los temores. En palabras de San Pablo: "Si Él está con nosotros, ¿quién contra nosotros? "(Rom 8, 31) Y en labios de santa Teresa: "Quien a Dios tiene, nada le falta".

Los apóstoles vencieron el miedo que la sombra del Calvario proyectó sobre sus vidas. El misterio pascual debe llenarnos de estos mismos frutos de paz y confianza. Como las mujeres que recibieron el anuncio de la resurrección, vayamos a proclamar con la alegría de una vida cristiana auténtica, que Cristo no está muerto, ha resucitado y vive con nosotros.

Propósito
Hoy buscaré servir humildemente a una persona que provoque en mí, sentimientos negativos.

Diálogo con Cristo
Te alabo y te doy gracias, Señor, porque me permites tener este tiempo de oración personal. La tentación de la actividad es grande en estos días. Gran paradoja, porque no es con la actividad como podré conformar mi interior para poder celebrar la Vigilia Pascual. Pero tu gracia, y mi servicio a los demás, harán la diferencia. Sé que Tú sabrás ponerme los medios para que, aun en medio de la actividad, pueda tener momentos de recogimiento.

Explicación de la Semana Santa, Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo, Domingo de Resurrección, Recursos, Semana Santa para niños y mucho más. Especial de Semana Santa

Cómo alcanzar la indulgencia plenaria en el Triduo Pascual.
El Santo Triduo Pascual y la Indulgencia Plenaria

Material Pastoral para Sábado Santo Un valioso material para el Sábado Santo en el que encontrará, las celebraciones litúrgicas y material pastoral muy útil para vivir los dias santos en su comunidad parroquial, cristiana o en familia.
Siga rezando la Novena a la Divina Misericordia. cuya fiesta se celebra el domingo siguiente a la Resurrección.
Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia
"En nuestros tiempos, muchos son los fieles cristianos de todo el mundo que desean exaltar esa misericordia divina en el culto sagrado y de manera especial en la celebración del misterio pascual, en el que resplandece de manera sublime la bondad de Dios para con todos los hombres.

Acogiendo pues tales deseos, el Sumo Pontífice Juan Pablo II se ha dignado disponer que en el Misal Romano, tras el título del Segundo Domingo de Pascua, se añada la denominación "o de la Divina Misericordia" ..... " (Fragmento del Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de 5 de mayo de 2000.
Indulgencias en el Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia
"Se concede la indulgencia plenaria, con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) al fiel que, en el domingo segundo de Pascua, llamado de la Misericordia divina, en cualquier iglesia u oratorio, con espíritu totalmente alejado del afecto a todo pecado, incluso venial, participe en actos de piedad realizados en honor de la Misericordia divina, o al menos rece, en presencia del santísimo sacramento de la Eucaristía, públicamente expuesto o conservado en el Sagrario, el Padrenuestro y el Credo, añadiendo una invocación piadosa al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, "Jesús misericordioso, confío en ti")".
=
Autor: Ignacio Sarre | Fuente: Catholic.net

Santo Evangelio según san Juan 24:2,3


Jesús está sepultado. Es un día de reflexión y silencio

Sábado Santo
Jesús está sepultado. Es un día de reflexión y silencio


La Vigilia Pascual

El sábado santo es un día de oración junto a la tumba esperando la resurrección. Es día de reflexión y silencio. Es la preparación para la celebración de la Vigilia Pascual

Por la noche se lleva a cabo la celebración de la Vigilia Pascual. Dicha celebración tiene tres partes importantes que terminan con la Liturgia Eucarística:

1. Celebración del fuego nuevo.
2. Liturgia de la Palabra.
3. Liturgia Bautismal.


Era costumbre, durante los primeros siglos de la Iglesia, bautizar por la noche del Sábado Santo, a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los cuarenta días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo.

También, ese día los que hacían penitencia pública por sus faltas y pecados eran admitidos como miembros de la asamblea.
Actualmente, la Vigilia Pascual conserva ese sentido y nos permite renovar nuestras promesas bautismales y acercarnos a la Iglesia con un espíritu renovado.

a) Celebración del fuego nuevo:

Al iniciar la celebración, el sacerdote apaga todas las luces de la Iglesia, enciende un fuego nuevo y con el que prende el cirio pascual, que representa a Jesús. Sobre el cirio, marca el año y las letras griegas "Alfa" y "Omega", que significan que Jesús es el principio y el fin del tiempo y que este año le pertenece.

El sacerdote llevará a cabo la bendición del fuego. Luego de la procesión, en la que se van encendiendo las velas y las luces de la Iglesia, el sacerdote canta el Pregón Pascual.

El Pregón Pascual es un poema muy antiguo (escrito alrededor del año 300) que proclama a Jesús como el fuego nuevo.

b) Liturgia de la Palabra:

Después de la Celebración del fuego nuevo, se sigue con la lectura de la Palabra de Dios. Se acostumbra leer siete lecturas, empezando con la Creación hasta llegar a la Resurrección.

Una las lecturas más importantes es la del libro del Éxodo, en la que se relata el paso por el Mar Rojo, cómo Dios salvó a los israelitas de las tropas egipcias que los perseguían. Se recuerda que esta noche Dios nos salva por Jesús.

c) Liturgia Bautismal:

Suelen haber bautizos este día, pero aunque no los haya, se bendice la Pila bautismal o un recipiente que la represente y se recita la Letanía de los Santos. Esta letanía nos recuerda la comunión de intercesión que existe entre toda la familia de Dios. Las letanías nos permiten unirnos a la oración de toda la Iglesia en la tierra y la Iglesia triunfante, de los ángeles y santos del Cielo.

El agua bendita es el símbolo que nos recuerda nuestro Bautismo. Es un símbolo que nos recuerda que con el agua del bautismo pasamos a formar parte de la familia de Dios.

A todos los que ya estamos bautizados, esta liturgia nos invita a renovar nuestras promesas y compromisos bautismales: renunciar a Satanás, a sus seducciones y a sus obras. También, de confirmar nuestra entrega a Jesucristo.

Sugerencias para vivir la fiesta

Hay quienes acostumbran este día encender sus velas del bautismo y llevar un cirio pascual a la iglesia o agua bendita, para tener en sus hogares.

Himno: Brazos Rígidos y Yertos

Himno: Brazos Rígidos y Yertos

Sábado Santo

Sábado Santo
DÍA DE LUTO

El sábado santo, día del descanso en el sepulcro, es realmente día alitúrgico (sin celebraciones de ningún tipo), pues no tiene misa ni comunión; si se prescinde de la vigilia pascual, sólo queda para la liturgia de este día el rezo de las horas.

Es este un día de luto para la Iglesia pues Cristo el Señor ha muerto, pero a la vez es un día de esperanza en la resurrección.

Acompañemos en el silencio del sepulcro a Jesús. Acompañemos en el silencio del dolor a María y a los apóstoles. Es el día de la reflexión antes de la gran pascua por la resurrección del Salvador.

Es el día en que cada uno de nosotros, juntamente con toda la Iglesia, meditemos los grandes misterios hasta ahora vividos; oración profunda que debe llevarnos hacia un cambio radical en nuestras vidas. Los apóstoles se habían reunido en un lugar aparte para asimilar la muerte del Maestro, pero ellos no quedaron en "la muerte", esperaban "algo más", ese algo que Cristo a lo largo de su vida pública había anunciado.

Y es María Magdalena, aquella que había ungido al Señor antes de su muerte la encargada de anunciar ese "algo" tan esperado, la espera había concluido ¡El Señor había resucitado!. Ese anuncio de la Magdalena que movió a Pedro y a Juan a ir hacia el sepulcro vacío es el mismo anuncio que debe de llevarnos a unirnos en el anuncio del kerigma - resurrección del Señor- que celebraremos en esta noche santa en que "muertas las cadenas de la muerte" ( cf. pregón pascual) Dios nos da la vida y la gloria.

Preparémonos desde el fondo de nuestro corazón.


VIGILIA DE ASOMBRO

Que tu santa luz gloriosa ilumine al pueblo redimido con tu Pascua y lo introduzca en la fiesta de tu resurrección. Todo el día del sábado ha sido un camino de silencio, recorrido en fe y en expectación. Los apóstoles, en su sábado primero, vivieron la decepción, la tristeza y el desaliento. Nosotros, iluminados por la resurrección ya creída, lo hemos pasado en recogimiento sagrado, en vela diurna. Sin celebración externa. Por eso¡ éste es el momento del gozo efusivo, es la hora esperada de la Vigilia Pascual, madre de todas las vigilias: Es el momento de la luz, del pregón, de la memoria de la historia de la salvación, del anuncio de la resurrección y de la renovación de las promesas del bautismo.

1. La hora de la luz y del pregón Pascual

Al comenzar la vigilia con la fiesta del fuego, tan simbólico y significativo, algo nuevo ha acontecido en medio del pueblo. La llama ha surgido en la oscuridad. Al prenderse el cirio Pascual del fuego nuevo, se ha intuido el esplendor de la Pascua de Cristo resucitado. Cristo es la Luz. De él se enciende toda luz y por él se ilumina el templo vivo de la Iglesia, convocada para el pregón pascual. Por eso cantamos con todo el fervor de nuestras voces: ¡Oh noche realmente dichosa, que cambia la tiniebla en claridad y la muerte en vida! Es noche de Pascua. Noche de liberación.

2. La Palabra y el anuncio de la Resurrección

Terminado el pregón de las fiestas pascuales, escuchamos la palabra que hace memoria de las manifestaciones de Dios en la historia de Israel, desde la creación hasta el momento de la gran manifestación: "Ha resucitado ". Es un camino largo de contemplación que culmina con el canto del/Aleluya! " ¡Cristo ha resucitado! Es el Señor, él es la verdadera liberación de la historia de todos los pueblos. él es nuestra salvación. Ahora ya exultamos al proclamar: "éste es el día en que actuó el Señor sea nuestra alegría y nuestro gozo ". ¡Gloria al Señor!

3. Eucaristía bautismal

Iluminados por la Palabra, entramos hacia el corazón de la Eucaristía. Vivimos la experiencia bautismal, bajo la mirada de todos los santos. Renovamos nuestra fe y sentimos que Cristo es nuestra vida. Rociados por su amo1; compartimos el pan de la pascua en comunión de vida fraterna. El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres ". él ha enjugado nuestras lágrimas y nos ha inundado de alegría el corazón. Desde ahora, celebrar la Pascua es vivir recién nacidos por el agua y el Espíritu. Que esta noche, sea de verdad la nueva creación del mundo en la Pascua de la resurrección de Cristo.

Para seguir meditando:

¿Qué implica la Pascua como vivencia de tu bautismo?
¿Cómo vivir realmente la vida de resucitado en el Señor?

Fecha de la Crucifixión de Cristo

Fecha de la Crucifixión de Cristo.

Jesús murió el 14 de Nisan, y resucitó el 17 de Nisan, luego de terminado el descanso sabatico.

Las 7 Palabras de Jesús en la Cruz, Séptima Palabra



Una Reflexión por cada día de la Semana Santa, SÁBADO SANTO

Una Reflexión por cada día de la Semana Santa
SÁBADO SANTO

Beata María Restituta Kafka, Virgen y Mártir

Beata María Restituta Kafka, Virgen y Mártir
Marzo 30 - Octubre 30

Martirologio Romano: Cerca de Viena, en Austria, beata María Restituta (Helena) Kafka, virgen, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana y mártir, que, nacida en Bohemia, trabajaba en un hospital, y durante la guerra fue detenida por los enemigos de la fe y decapitada (1943).

Etimológicamente: María = eminencia, excelsa. Es de origen hebreo. Es de origen hebreo.
Etimológicamente: Restituta = Aquella que vive una segunda juventud, es de origen latino.

Fecha de beatificación: 21 de junio de 1998 por el Papa Juan Pablo II.
Nació el 1 de mayo de 1894 en Hussowitz, Moravia, hija de Antonio y María Stehlik. De niña trabajó como doméstica y como vendedora ambulante de tabacos.

Hacia los 15 años decidió hacerse religiosa. Superada la oposición inicial de sus padres, en 1914 fue recibida entre las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana, en Viena. Primeramente trabajó en los hospitales Neunkirchen y Lainz; en 1919 fue trasladada al hospital de Mölding, donde se debió desempeñar como enfermera en la sala de cirugía; por su gran habilidad se ganó el aprecio de los médicos, hasta llegar a ser una especie de instructora para los recién llegados.

Se prodigaba incansablemente en el servicio a los enfermos y a sus cohermanas, si bien a veces algunas personas no congeniaban con ella por sus actitudes firmes y resueltas.

Al entrar al gobierno el nacionalsocialismo también allí comenzó la persecución contra la Iglesia. Sor María Restituta defendió con firmeza los derechos de los enfermos y de los pobres y la libertad religiosa de los enfermos, negándose a aceptar las restricciones injustas que se trataba de imponer. Personalmente colocó Crucifijos en los diferentes lugares del hospital, contra expresas prohibiciones de las autoridades. A lo largo de su vida cultivó una especial devoción a la Santísima Virgen Dolorosa.

Acusada injustamente, fue detenida por la Gestapo el 18 de febrero de 1942. En la cárcel debió padecer hambre y condiciones higiénicas infrahumanas durante trece meses. Condenada finalmente a la pena capital, se preparó devotamente: emitió en voz alta su profesión religiosa y recibió la sagrada comunión, repitiendo: “He vivido para Cristo y por Cristo ansío morir”.

De la homilía de Juan Pablo II en la misa de beatificación:
Sor Restituta Kafka no había alcanzado aún la mayoría de edad cuando expresó su intención de entrar al convento. Sus padres se opusieron, pero la joven permaneció fiel a su objetivo de ser religiosa «por amor a Dios y a los hombres». Quería servir al Señor especialmente en los pobres y los enfermos. Ingresó en la congregación de las religiosas Franciscanas de la Caridad Cristiana para seguir su vocación en el servicio diario del hospital, a menudo duro y monótono. Auténtica enfermera, en Mödling se convirtió pronto en una institución. Su competencia como enfermera, su eficacia y su cordialidad hicieron que muchos la llamaran sor Resoluta y no sor Restituta.

Por su valor y su entereza no quiso callar ni siquiera frente al régimen nacionalsocialista. Desafiando las prohibiciones de la autoridad política, sor Restituta colgó crucifijos en todas las habitaciones del hospital. El miércoles de Ceniza de 1942 fue detenida por la Gestapo. En la cárcel comenzó para ella un calvario, que duró más de un año y que concluyó en el patíbulo. Sus últimas palabras fueron: «He vivido por Cristo; quiero morir por Cristo».

Contemplando a la beata sor Restituta, podemos vislumbrar a qué cimas de madurez interior puede ser conducida una persona por Dios. Puso en peligro su vida con su testimonio del Crucifijo. Y conservó en su corazón el Crucifijo, dando un nuevo testimonio de él poco antes de ser llevada a la ejecución capital, cuando pidió al capellán de la cárcel que le hiciera «el signo de la cruz sobre la frente».

Muchas cosas nos pueden quitar a los cristianos. Pero la cruz como signo de salvación no nos la dejaremos arrebatar. No permitiremos que sea desterrada de la vida pública. Escucharemos la voz de la conciencia, que dice: «Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29).
=
Fuente: Franciscanos.net || Vatican.va
=
Si usted tiene información relevante para la canonización de la Beata María Restituta, contacte a:
Hartmanngasse 7, A-1050
Wien, AUSTRIA

Beato Odo, Dodo o Dodón de Haske, Eremita Premonstratense

Beato Odo, Dodo o Dodón de Haske, Eremita Premonstratense
Marzo 30

1231. Joven devoto y temeroso de Dios, después de la muerte de su padre, fue obligado contra su voluntad a casarse, pero pocos años más tarde abrazó la vida religiosa. Se retiró en la abadía premostratense de Mariengaard, mientras su mujer y su madre ingresaban en el cercano monasterio de Bethlehem.

Deseoso de servir al Señor en soledad, pidió al abad san Siardo refugiarse en algún lugar apartado, por lo cual fue enviado a Bakkeveen, donde llevó una vida de rígida disciplina, abandonándose a largar vigilias, ayunos y fuertes penitencias corporales. Su fama de santidad atrajo a muchos enfermos que acudieron a su retiro para ser sanados y realizó muchas curaciones milagrosas. Al final del 1225 le fue permitido retirarse al eremo de Haske en Frisia, donde llevó una vida muy austera y también fue visitado por numerosos enfermos.

Según cuenta su contemporáneo Tomás Cantimpré, Dodón dejó durante algún tiempo su eremo para predicar a los frisones a los que exhortó para que abandonaran su costumbre de vengarse por las ofensas personales. Mientras estaba en oración en el eremo de Hanske, falleció al derrumbarse su celda sobre su persona. Después de su muerte parace que le aparecieron los estigmas, cosa que hoy se duda. Sobre su tumba, los premostratenses construyeron la iglesia de Nuestra Señora de Rosendaal.
=

San Antonio Daveluy, Obispo, y compañeros Mártires

San Antonio Daveluy, Obispo, y compañeros Mártires 
Marzo 30


Nació en 1818 en la ciudad de Amiens, Francia en una familia influyente y sobretodo religiosa. Dos de sus hermanos fueron sacerdotes.
Ordenado sacerdote en 1841, a los 25 años decidió entrar en la Sociedad de Misiones Extranjeras de Paris. Destinado inicialmente a la China, al final su destinación fue Corea, en donde pasaría los restantes 21 años de su vida. Cuando llegó la misión necesitaba una completa reestructuración. En los dos primeros años de actividad apostólica bautizó a más de 1700 coreanos.
Tanto trabajo hizo que su salud, ya de por sí débil, se empeorase.
En 1856 el Obispo Simón Bernaux lo nombró Obispo coadjutor y como tal se encargó de las áreas más remotas y difíciles.
No obstante los problemas que continuamente creaban las autoridades a la misión, encontró el tiempo para escribir diversas obras, entre ellas una historia de la iglesia coreana y un diccionario coreano – francés.
Las persecuciones contra los cristianos eran frecuentes. Cuando fue martirizado su Obispo, él ocupó su puesto. Veintitrés días después, el 11 de marzo de 1860 fue arrestado, interrogado y torturado por las autoridades coreanas. Trasladado a Seúl, se decidió ejecutarlo a 100 kilómetros de la capital para que su ejecución no molestase al rey que estaba por contraer matrimonio.
Fue martirizado un Viernes Santo, exactamente el 30 de marzo de 1866, junto con sus compañeros el P. Aumaitre y el P. Huin. Fue él quien pidió morir en ese día. El verdugo después de haber tirado sobre la nuca el primer golpe con la espada, no quiso continuar, hasta que no le fuese pagada una fuerte cantidad de dinero que el funcionario coreano no quería conceder. La discusión se prolongó bastante, mientras que el cuerpo todavía en vida de Mons. Daveluy, manifestaba por tierra las convulsiones de la agonía. Una vez que llegaron a un acuerdo, el verdugo dio otros dos golpes que le quitaron la vida. Tenía sólo 49 años de edad.
En 1968 fue beatificado y en 1984, su S. S. Juan Pablo II lo canonizó junto con otros mártires coreanos.
=
Fuente: vatican.va
Santos Antonio Daveluy, Obispo, Pedro Aumaître, Martín Lucas Huin, Presbíteros, José Chang Chu-gi, Tomás Son Cha-son y Lucas Hwang Sok-tu, Catequistas, Mártires


En la aldea de Su-Ryong, en Corea, santos mártires Antonio Daveluy, obispo, Pedro Aumaître, Martín Lucas Huin, presbíteros, José Chang Chu-gi, Tomás Son Cha-son y Lucas Hwang Sok-tu, catequistas, que por la fe de Cristo fueron decapitados (1866).

San Leonardo Murialdo, Presbítero y Fundador

San Leonardo Murialdo, Presbítero y Fundador
Marzo 30 - Mayo 18

Fundador de la Pía Sociedad de San José
Martirologio Romano: En Turín, Italia, san Leonardo Murialdo, presbítero, que fundó la Pía Sociedad de San José, para educar en la fe y la caridad cristianas a los niños abandonados (1900).
Etimológicamente: Leonardo = Aquel hombre con la fuerza de un león, es de origen germánico.
Fecha de canonización: 3 de mayo de 1970 por el Papa Pablo VI.

Leonardo Murialdo no es un hombre lejano: nace en Turín (Italia) el 26 de octubre de 1828 y muere en la misma ciudad el 30 de marzo de 1900. Es una persona dulce y noble, un hermano que se entrega todo a otros hermanos que no tienen casa y familia, que están solos y sin cariño, que non conocen a Dios.

A los 17 años, después de una crisis religiosa, decide consagrarse a Dios y en 1851 recibe la ordenación sacerdotal. Es el cura de los barrios pobres, el apóstol de los pequeños limpiachimeneas, de los chicos de la calle, de los encarcelados, de los jóvenes obreros.

Piensa en la formación profesional de los jóvenes, en su capacitación para el mundo adulto y obrero. En 1866 acepta dirigir el colegio "Artesanitos", una institución para chicos pobres y huérfanos.
Dócil a la voluntad de Dios y para dar continuidad a su misión educativa, el 19 de marzo de 1873 dio vida a la Congregación de San José (Josefinos de Murialdo), formada por sacerdotes y laicos.
La pedagogía de san Leonardo se puede resumir "en el espíritu de dulzura, de paciencia y de familiaridad, porque éste es el secreto para realizar el bien entre los niños y los jóvenes". Este estilo educativo encuentra su fuente en el amor misericordioso de Dios que Murialdo experimentó desde su juventud. Todo esto se puede resumir en el vivir con los niños y jóvenes como "amigo, hermano y padre".

Hoy los Josefinos de Murialdo continúan en la Iglesia su amor hacia los niños y los jóvenes en los centros juveniles, colegios, casa-hogar, parroquias, misiones... Están presentes en varios países de América Latina, de Europa y de Africa.

Su fiesta se celebra el 30 de Marzo, los salesianos lo festejan el 18 de Mayo.
=
Fuente: Corazones.org

Beato Amadeo IX de Saboya, Laico Duque

Beato Amadeo IX de Saboya, Laico Duque

Marzo 30 - 31

Martirologio Romano: En Vercelli, en el Piamonte, beato Amadeo IX, duque de Saboya, que en el gobierno que se le había confiado fomentó de todas formas la paz y, con su ayuda y celo, sostuvo las causas de los pobres, viudas y huérfanos (1472).

Etimológicamente: Amadeo = Aquel que ama a Dios, es de origen latino.
Fecha de beatificación: 3 de marzo de 1677 por el Papa Inocencio XI.

Fue el noveno de este nombre y el tercer Duque de aquel Estado, entre los de la familia Saboya ( 1435-1472). Reinó solamente siete años (1465-1472). Obtuvo el título de Beato dos siglos más tarde, bajo el Pontificado del Beato Inocencio XI. — Fiesta litúrgica: 31 de marzo.

«Mucho os recomiendo a los pobres, derramad sobre ellos liberalmente vuestras limosnas, y el Señor derramará abundantemente sobre vosotros sus bendiciones. Haced justicia a todos sin acepción de personas; aplicad todos vuestros esfuerzos para que florezca la Religión y para que Dios sea servido”.
Éste fuel el testamento que el Beato Amadeo dio de palabra a su esposa, momentos antes de morir; que había servido de consigna a toda su vida de cristiano y político.

Es muy recomendable, amigo lector, que nos detengamos un poco en contemplar la riqueza de Dios, que ha escogido santos en todas las épocas de la Historia, y en cada uno de los diversos estamentos sociales, de todas las edades, con las más variadas inclinaciones naturales y carismas sobrenaturales. Amadeo supo conocer y amar, y descubrir a Cristo en los hermanos. Esto desde el trono, de donde apareció con más claridad ante sus súbditos su acrisolada virtud cristiana: sobre todo, sus obras de misericordia y deseo de regir justamente a la nación.

Nació y se educó en la región alpina que se extiende, desde la Francia Oriental, en las grandes cordilleras suizas. Cerca tenía el pacífico lago de Ginebra. No muy lejos aparecían las nieves perpetuas del San Bernardo y Monte Blanco. Ello comunicaba gran paz a su interior y a los espíritus de todos los habitantes del Ducado de Saboya; sencillos, religiosos, apegados a sus tradiciones, algo toscos.

La tradición familiar, profundamente religiosa, le llevó por los senderos del bien, de modo espontáneo. En una corte del medievo, pacífica y hogareña, uno puede conservarse sereno y virtuoso, trabajar por el gran ideal. Así las obras de Amadeo fueron conquistando admiradores y seguidores.
Muy joven, contrajo matrimonio con Violante de Valois, hija del rey de Francia. Fue una unión feliz, pues los dos procuraban hacerse suyas las necesidades y gustos del cónyuge para ponerles remedio: hicieron del amor el lema de sus relaciones con Dios y mutuas.

Fecundo matrimonio, tuvieron nueve hijos a los que, sobre las riquezas, supieron darles educación religiosa esmerada. Una de sus hijas subió a los altares con el nombre de Beata Luisa de Saboya.
Dios puso a prueba su virtud, para hacerla más firme y mayor. Tuvo un reinado molestado por luchas frecuentes con señores feudales colindantes; hasta por pretendientes al trono, entre los suyos. Su mansedumbre y misericordia fueron su gran defensa.

También, a menudo, era atacado por la epilepsia, que consideraba como un freno providencial de las pasiones y necesaria mirra entre las dulzuras de la vida. Por esto es invocado contra esta enfermedad.
Su vida entera queda resumida en una anécdota que vamos a citar y que ha sido conservada por la tradición.

Se trata de un diálogo que sostuvo con el embajador de un príncipe extranjero cuando éste le preguntaba qué diversiones tenía, si le gustaba la caza como entretenimiento, y cómo solía solazarse.
—Tengo otros entretenimientos, en los que me ocupo con mayor placer; deseo que vea el señor embajador con sus propios ojos el objeto de mis diversiones.

Seguidamente el príncipe abrió el balcón de la sala, mostrándole un gran patio, en el cual había un incesante desfile de numerosos criados, atendiendo y dando de comer a más de quinientos pobres.
—Ved ahí, señor embajador, mis distracciones, con las que intento conseguir el reino de los Cielos.
El embajador se decidió a censurar diplomáticamente la conducta del bondadoso Duque, y le dijo:
—Muchas gentes se echan a mendigar por pereza y holgazanería.
A lo que respondió el caritativo príncipe:
—No permita el Cielo que yo entre a investigar con demasiada curiosidad la condición de los pobres que acuden a mis puertas; porque si el Señor mirase de igual manera nuestras acciones, nos hallaría con mucha frecuencia faltos de rectitud.
Replicó el embajador:
—Si todos los príncipes fuesen de semejante parecer, sus súbditos buscarían más la pobreza que la riqueza.
A lo que contestó el Beato Amadeo de Saboya:
—¡Felices los Estados en los que el apego a las riquezas se viera por siempre desterrado! ¿Qué produce el amor desordenado de los bienes materiales, sino orgullo, insolencia, injusticia y robos? Por el contrario, la pobreza tiene un cortejo formado por las más bellas virtudes.
Añadió el embajador:
—En verdad que vuestra ciencia, en relación con los restantes príncipes de este mundo, es totalmente distinta; porque en todas partes es mejor ser rico que pobre, pero en vuestros Estados los pobres son los preferidos.
Y contestó el Duque:
—Así lo he aprendido de Jesucristo. Mis soldados me defienden de los hombres; pero los pobres me defienden ante Dios.
=
Autor: José Gros y Raguer | Fuente: Multimedios.org