domingo, julio 31, 2016

Evangelio Julio 31, 2016

Día litúrgico: Domingo XVIII (C) del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 12,13-21): En aquel tiempo, uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Él le respondió: «¡Hombre!, ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes».

Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’. Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea’. Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’. Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios».


«La vida de uno no está asegurada por sus bienes»
Rev. D. Jordi PASCUAL i Bancells - (Salt, Girona, España)

Hoy, Jesús nos sitúa cara a cara con aquello que es fundamental para nuestra vida cristiana, nuestra vida de relación con Dios: hacerse rico delante de Él. Es decir, llenar nuestras manos y nuestro corazón con todo tipo de bienes sobrenaturales, espirituales, de gracia, y no de cosas materiales.

Por eso, a la luz del Evangelio de hoy, nos podemos preguntar: ¿de qué llenamos nuestro corazón? El hombre de la parábola lo tenía claro: «Descansa, come, bebe, banquetea» (Lc 12,19). Pero esto no es lo que Dios espera de un buen hijo suyo. El Señor no ha puesto nuestra felicidad en herencias, buenas comidas, coches último modelo, vacaciones a los lugares más exóticos, fincas, el sofá, la cerveza o el dinero. Todas estas cosas pueden ser buenas, pero en sí mismas no pueden saciar las ansias de plenitud de nuestra alma, y, por tanto, hay que usarlas bien, como medios que son.

Es la experiencia de san Ignacio de Loyola, cuya celebración tenemos tan cercana. Así lo reconocía en su propia autobiografía: «Cuando pensaba en cosas mundanas, se deleitaba, pero, cuando, ya aburrido lo dejaba, se sentía triste y seco; en cambio, cuando pensaba en las penitencias que observaba en los hombres santos, ahí sentía consuelo, no solamente entonces, sino que incluso después se sentía contento y alegre». También puede ser la experiencia de cada uno de nosotros.

Y es que las cosas materiales, terrenales, son caducas y pasan; por contraste, las cosas espirituales son eternas, inmortales, duran para siempre, y son las únicas que pueden llenar nuestro corazón y dar sentido pleno a nuestra vida humana y cristiana.

Jesús lo dice muy claro: «¡Necio!» (Lc 12,20), así califica al que sólo tiene metas materiales, terrenales, egoístas. Que en cualquier momento de nuestra existencia nos podamos presentar ante Dios con las manos y el corazón llenos de esfuerzo por buscar al Señor y aquello que a Él le gusta, que es lo único que nos llevará al Cielo.
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Lucas 12:15


Santo Evangelio según san Lucas 12:20


Santoral Julio 31


-Cuatro Carmelitas Misioneras Mártires 
-Beata Daniela de San Bernabé, Religiosa y Mártir
-Beata Esperanza de la Cruz, Superiora y Mártir
-Beata Gabriela de San Juan de la Cruz, Religiosa y Mártir
-Beata María Refugio de San Angelo, Vicaria y Mártir
-Beata María de Santillón, Virgen
-Beata Sidonia Schelingová, Virgen y Mártir

-Beato Andrés de Palazuelo, y 31 compañeros Capuchinos Mártires
-Beato Ciriaco Olarte Pérez de Mendiguren, Sacerdote y Mártir
-Beato Dionisio Vicente Ramos, Mártir
-Beato Everardo Hanse, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Francisco Remón Játiva, Mártir
-Beato Francisco Stryjas, Mártir
-Beato Girolamo Michele Calmell, Mercedario
-Beato Godefrido, Monje
-Beato Jaime Buch Canals, Mártir
-Beato Juan Colombini, Fundador
-Beato Juan Francisco Jarrige de La Morelie de Breuil, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Miguel Goñi Áriz, Sacerdote y Mártir
-Beato Miguel Ozieblowski, Presbítero y Mártir
-Beato Nicolás Nagawara Keyan Fukunaga, Religioso y Mártir
-Beato Prudencio de la Cruz, Mártir
-Beato Segundo de Santa Teresa, Mártir
-Beato Tomás Alonso Sanjuán, Religioso y Mártir
-Beato Victorio Oliveras, Mártir

-Nuestra Señora del Martirio, Lorban, Portugal

-San Banto, Presbítero
-San Beato, Presbítero
-San Benigno, Monje
-San Calimerio o Calimero de Milán, Obispo y Mártir
-San Demócrito de Sinada, Mártir
-San Dionisio de Sinada, Mártir
-San Emanuel Le Van Phung, Mártir
-San Eudócimo el joven, Confesor
-San Eudódimo, Confesor
-San Fabio de Cesaria el Portaestandarte, Mártir
-San Firmo de Tagaste, Obispo y Mártir
-San Folamón, Obispo
-San Germán de Auxerre, Obispo
-San Goselino, Confesor
-San Ignacio de Loyola, Confesor, Presbítero y Fundador (Memoria Litúrgica)
-San Juan Colombini, Religioso

-San Justino de Jacobis, Obispo y Confesor
-San Natal, Confesor

-San Neot de Cornwall, Monje
-San Pedro Doán Cong Quy, Presbítero y Mártir

-San Pedro, Obispo
-San Segundo de Sinada, Mártir
-San Tertulino de Roma, Mártir

-Santa Elena de Skövde, Viuda y Mártir


-Santos 350 Monjes y Mártires de Siria

sábado, julio 30, 2016

Evangelio Julio 30, 2016

Día litúrgico: Sábado XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 14,1-12): En aquel tiempo, se enteró el tetrarca Herodes de la fama de Jesús, y dijo a sus criados: «Ese es Juan el Bautista; él ha resucitado de entre los muertos, y por eso actúan en él fuerzas milagrosas».

Es que Herodes había prendido a Juan, le había encadenado y puesto en la cárcel, por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo. Porque Juan le decía: «No te es lícito tenerla». Y aunque quería matarle, temió a la gente, porque le tenían por profeta.

Mas llegado el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio de todos gustando tanto a Herodes, que éste le prometió bajo juramento darle lo que pidiese. Ella, instigada por su madre, «dame aquí, dijo, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista». Entristecióse el rey, pero, a causa del juramento y de los comensales, ordenó que se le diese, y envió a decapitar a Juan en la cárcel. Su cabeza fue traída en una bandeja y entregada a la muchacha, la cual se la llevó a su madre. Llegando después sus discípulos, recogieron el cadáver y lo sepultaron; y fueron a informar a Jesús.


«Se enteró el tetrarca Herodes de la fama de Jesús»
Rev. D. Joan Pere PULIDO i Gutiérrez Secretario del obispo de Sant Feliu - (Sant Feliu de Llobregat, España)

Hoy, la liturgia nos invita a contemplar una injusticia: la muerte de Juan Bautista; y, a la vez, descubrir en la Palabra de Dios la necesidad de un testimonio claro y concreto de nuestra fe para llenar de esperanza el mundo.

Os invito a centrar nuestra reflexión en el personaje del tetrarca Herodes. Realmente, para nosotros, es un contratestigo pero nos ayudará a destacar algunos aspectos importantes para nuestro testimonio de fe en medio del mundo. «Se enteró el tetrarca Herodes de la fama de Jesús» (Mt 14,1). Esta afirmación remarca una actitud aparentemente correcta, pero poco sincera. Es la realidad que hoy podemos encontrar en muchas personas y, quizás también en nosotros. Mucha gente ha oído hablar de Jesús, pero, ¿quién es Él realmente?, ¿qué implicación personal nos une a Él?

En primer lugar, es necesario dar una respuesta correcta; la del tetrarca Herodes no pasa de ser una vaga información: «Ese es Juan el Bautista; él ha resucitado de entre los muertos» (Mt 14,2). De cierto que echamos en falta la afirmación de Pedro ante la pregunta de Jesús: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro le respondió: ‘Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo’» (Mt 16,15-16). Y esta afirmación no deja lugar para el miedo o la indiferencia, sino que abre la puerta a un testimonio fundamentado en el Evangelio de la esperanza. Así lo definía San Juan Pablo II en su Exhortación apostólica La Iglesia en Europa: «Con toda la Iglesia, invito a mis hermanos y hermanas en la fe a abrirse constante y confiadamente a Cristo y a dejarse renovar por Él, anunciando con el vigor de la paz y el amor a todas las personas de buena voluntad que, quién encuentra al Señor conoce la Verdad, descubre la Vida y reconoce el Camino que conduce a ella».

Que, hoy sábado, la Virgen María, la Madre de la esperanza, nos ayude a descubrir realmente a Jesús y a dar un buen testimonio de Él a nuestros hermanos.
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Mateo 14:9


Santo Evangelio según san Mateo 14:10


Santoral Julio 30


-Beata María Vicenta de Santa Dorotea Chavez Orozco, Fundadora

-Beato Acisclo Pina Razuelo, Mártir
-Beato Arcángel de Calatafimi Piacentini, Presbítero (Agosto 10)
-Beato Arnaldo Amalrico, Monje de Citeaux, Abad
-Beato Agustín María (Eugenio García Tribaldos), Religioso y Mártir
-Beato Braulio María (Pablo) Corres Díaz de Cerio, Presbítero y 70 compañeros Mártires
-Beato Canuto Gómez Franco, Mártir
-Beato Cayetano José Palos Gascón, Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Cosme Brun, Mártir
-Beato Cristí Roca, Mártir
-Beato Diego García, Mártir
-Beato Eduardo Powell, Presbítero y Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Eusebio Forcades, Mártir
-Beato Faustino Villanueva, Mártir
-Beato Francisco Javier Ponsa, Mártir
-Beato Gonzalo Gonzalo, Mártir
-Beato Ignacio Tejero, Mártir
-Beato Jaime Puig Mirosa, Sacerdote y Mártir
-Beato Joaquín Prats Baltueña, Religioso y Mártir Dominico
-Beato José María Muro Sanmiguel, Presbítero y Mártir Dominico
-Beato Juan Jesús Adradas, Mártir
-Beato Manés de Guzmán y Aza, Confesor
-Beato Manuel Jiménez Salado, Mártir
-Beato Martiniano Meléndez, Religioso y Mártir
-Beato Pedro Bernalte, Mártir
-Beato Pedro María Alcalde, Mártir
-Beato Proceso Ruiz Cascales, Mártir
-Beato Protasio Cubells, Mártir
-Beato Ricardo Featherstone, Presbítero y Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Sebastián Llorens Telarroja, Laico Martir
-Beato Sergio Cid Pazo, Sacerdote Salesiano y Mártir
-Beato Tobías Borrás, Mártir
-Beato Tomás Abel, Presbítero y Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Zósimo Izquierdo Gil, Presbítero y Mártir

-Nuestra Señora del Cid-La Iglesuela del Cid (Teruel)
-Nuestra Señora de Gray, Francia (1602)

-San Abdón de Roma, Mártir
-San Abel, primer Mártir
-San Cristóbal, Mártir
-San Explecio, Obispo
-San Gerardo, Mártir
-San Germán de Auxerre, Obispo
-San Hotebrando, Abad
-San Imetiero, Monje
-San José Yuang Gengyin, Mártir
-San Leopoldo de Castelnovo (Adeodato Mandic), Capuchino
-San Muciano María Wiaux, Religioso
-San Olav de Suecia, Rey y Mártir
-San Pedro Crisólogo, Obispo de Rávena, Mártir y Doctor de la Iglesia (Memoria Litúrgica)
-San Rufino de Asís, Obispo y Mártir
(Agosto 11)

-San Senén de Roma, Mártir
-San Silvano, Ermitaño
-San Simeón de Lipnica, Religioso Presbítero (Julio 18)
-San Tatvino, Obispo
-San Terenzio de Imola, Diácono, Ermita y Confesor
-San Urso u Orso de Auxerre, Obispo (Busco Estampa)


-Santa Angelina de Serbia (Majka Angelina), Fundadora
-Santa Augusta, Virgen y Mártir
-Santa Donatila de Tuburbo, Virgen y Mártir

-Santa Godelieve, Godeliva o Godoleva de Gistel o Ghistelles, Mártir
-Santa Julita o Juliana de Cesarea, Viuda y Mártir
-Santa Máxima de Tuburbo, Virgen y Mártir

-Santa María de Jesús Sacramentado Venegas de la Torre, Religiosa y Fundadora
-Santa Segunda de Tuburbo, Virgen y Mártir

-Santa Septimia, Virgen y Mártir

viernes, julio 29, 2016

Evangelio Julio 29, 2016

Día litúrgico: 29 de Julio: Santa Marta de Betania

Texto del Evangelio (Lc 10,38-42): En aquel tiempo, Jesús entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada».

«Te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola»
Rev. D. Antoni CAROL i Hostench - (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)

Hoy, también nosotros —atareados como vamos a veces por muchas cosas— hemos de escuchar cómo el Señor nos recuerda que «hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola» (Lc 10,42): el amor, la santidad. Es el punto de mira, el horizonte que no hemos de perder nunca de vista en medio de nuestras ocupaciones cotidianas.

Porque “ocupados” lo estaremos si obedecemos a la indicación del Creador: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla» (Gn 1,28). ¡La tierra!, ¡el mundo!: he aquí nuestro lugar de encuentro con el Señor. «No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno» (Jn 17,15). Sí, el mundo es “altar” para nosotros y para nuestra entrega a Dios y a los otros.

Somos del mundo, pero no hemos de ser mundanos. Bien al contrario, estamos llamados a ser —en bella expresión de Juan Pablo II— “sacerdotes de la creación”, “sacerdotes” de nuestro mundo, de un mundo que amamos apasionadamente.

He aquí la cuestión: el mundo y la santidad; el tráfico diario y la única cosa necesaria. No son dos realidades opuestas: hemos de procurar la confluencia de ambas. Y esta confluencia se ha de producir —en primer lugar y sobre todo— en nuestro corazón, que es donde se pueden unir cielo y tierra. Porque en el corazón humano es donde puede nacer el diálogo entre el Creador y la criatura.

Es necesaria, por tanto, la oración. «El nuestro es un tiempo de continuo movimiento, que a menudo desemboca en el activismo, con el riesgo fácil del “hacer por hacer”. Tenemos que resistir a esta tentación, buscando “ser” antes que “hacer”. Recordemos a este respecto el reproche de Jesús a Marta: ‘Tú te afanas y te preocupas por muchas cosas y sin embargo sólo una es necesaria’ (Lc 10,41-42)» (San Juan Pablo II).

No hay oposición entre el ser y el hacer, pero sí que hay un orden de prioridad, de precedencia: «María ha elegido la parte buena, que no le será quitada» (Lc 10,42).
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Lucas 10:39


Santoral Julio 29


-Beata Beatriz de Nazaret, Virgen

-Beato Antonio López Couceiro, Religioso y Mártir
-Beato Carlos Nicolás Antonio Ancel, Presbítero y Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Felicísimo Díez González, Religioso y Mártir
-Beato Gumersindo Soto Barros, Religioso y Mártir
-Beato José Calasanz Marqués, Sacerdote y Mártir
-Beato Juan Bautista Egozcuezébal Aldaz, Religioso Mártir
-Beato Lamberto de Navascués, Religioso y Mártir
-Beato Lucio Martínez Mancebo, y 7 compañeros Mártires
-Beato Luis Bertrán, Mártir
(Busco Estampa)

-Beato Manuel Albert Ginés, Sacerdote y Mártir
-Beato Mancio de la Santa Cruz, Mártir (Busco Estampa)
-Beato Pedro de Santa María, Mártir
-Beato Saturio Rey Robles, Religioso y Mártir
-Beato Tirso Manrique Melero, Religioso y Mártir
-Beato Urbano II, Papa
-Beatos Celia Guerín y Luis Martín, Matrimonio Cristiano

-Nuestra Señora del Rescate, Madrid, España

-San Adán, padre de la humanidad
-San Antonino de Roma, Mártir
-San Benjamín, Mártir
-San Bite, Mártir
-San Callinicus o Calinicio de Ancyra, Mártir
-San Calínico de Cangria, Mártir
-San Constantino I, Patriarca
-San Eugenio de Roma, y 18 Compañeros Mártires
-San Faustino de Todi, Confesor
-San Faustino de Roma, Mártir
-San Félix de Roma, Mártir (Busco Estampa)
-San Félix II, Antipapa
-San Guillermo Pinchón de Saint-Brieuc, Obispo y Confesor
-San José Zhang Wenlan, y compañeros Mártires
-San Juan Bautista Lo, Mártir
-San Lupo de Troyes, Obispo
-San Marcos, Mártir
-San Olaf de Noruega, Rey y Mártir (Julio 10)
-San Pablo Chen Changpin, Mártir
-San Próspero de Orleans, Obispo (Busco Estampa)
-San Próspero, Obispo y Mártir
-San Rufo de Roma, Mártir
-San Simplicio de Roma, Mártir
-San Teodoro de Roma, Mártir
-San Tino I, Patriarca
-San Tranquilino, Mártir
-San Urbano II, Papa
-San Vulmaro, Abad

-Santa Beatriz de Nazaret, Religiosa
-Santa Beatriz de Roma, Mártir
-Santa Eufrasia, Mártir
-Santa Flora de Roma, Virgen y Mártir
-Santa Hilaria, Confesora
-Santa Julia, Mártir
-Santa Lucila de Roma, Virgen y Mártir
-Santa María, amiga de Jesús
-Santa Marta Luo de Wang, Mártir
-Santa Marta de Betania, Virgen  amiga de Jesús y hermana de Lázaro (Memoria Litúrgica)
-Santa Sabina, Mártir
-Santa Salomé, Monja
-Santa Serafina de Mamia, Mártir
-Santa Serapia, Mártir


jueves, julio 28, 2016

Evangelio Julio 28, 2016

Día litúrgico: Jueves XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 13,47-53): En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí». Y Él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo». Y sucedió que, cuando acabó Jesús estas parábolas, partió de allí.

«Recogen en cestos los buenos y tiran los malos»
Rev. D. Ferran JARABO i Carbonell - (Agullana, Girona, España)

Hoy, el Evangelio constituye una llamada vital a la conversión. Jesús no nos ahorra la dureza de la realidad: «Saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego» (Mt 13,49-50). ¡La advertencia es clara! No podemos quedarnos dormidos.

Ahora debemos optar libremente: o buscamos a Dios y el bien con todas nuestras fuerzas, o colocamos nuestra vida en el precipicio de la muerte. O estamos con Cristo o estamos contra Él. Convertirse significa, en este caso, optar totalmente por pertenecer a los justos y llevar una vida digna de hijos. Sin embargo, tenemos en nuestro interior la experiencia del pecado: vemos el bien que deberíamos hacer y en cambio obramos el mal; ¿cómo intentamos dar una verdadera unidad a nuestras vidas? Nosotros solos no podemos hacer mucho. Sólo si nos ponemos en manos de Dios podremos lograr hacer el bien y pertenecer a los justos.

«Por el hecho de no estar seguros del tiempo en que vendrá nuestro Juez, debemos vivir cada jornada como si nos tuviera que juzgar al día siguiente» (San Jerónimo). Esta frase es una invitación a vivir con intensidad y responsabilidad nuestro ser cristiano. No se trata de tener miedo, sino de vivir en la esperanza este tiempo que es de gracia, alabanza y gloria.

Cristo nos enseña el camino de nuestra propia glorificación. Cristo es el camino del hombre, por tanto, nuestra salvación, nuestra felicidad y todo lo que podamos imaginar pasa por Él. Y si todo lo tenemos en Cristo, no podemos dejar de amar a la Iglesia que nos lo muestra y es su cuerpo místico. Contra las visiones puramente humanas de esta realidad es necesario que recuperemos la visión divino-espiritual: ¡nada mejor que Cristo y que el cumplimiento de su voluntad!
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Mateo 13:48


Santoral Julio 28


-Beata Alfonsa de la Inmaculada Concepción, Religiosa
-Beata Clara (Sancha de Mallorca), Franciscana
-Beata Juan Plazaola, Religiosa y Mártir

-Beato Braulio Correa, Religioso y Mártir

-Beato David Carlos Marañón, Religioso y Mártir
-Beato Felicísimo Díez González, Religioso y Mártir
-Beato Germán Martín Martín, Sacerdote y Mártir
-Beato Guicardo, Obispo
-Beato Honorio Hernández Martín, Religioso y Mártir
-Beato José Caselles Moncho, Mártir Salesiano

-Beato José Castell Camps, Mártir Salesiano
-Beato José Gorostazu Labayen, Mártir
-Beato Juan Luis Hernández Medina, Religioso y Mártir
-Beato Juan Soreth, Presbítero y Mártir (Julio 24 - 25)
-Beato Lázaro Múgica, Religioso y Mártir
-Beato Lucio Martínez Mancebo, Religioso y Mártir
-Beato Manuel Segura, Presbítero Mártir
-Beato Miguel Kusuriya, Laico y Mártir
-Beato Miguel Molina de la Torre, Religioso y Mártir
-Beato Nevolour de Tavenisa, Confesor
-Beato Orencio Luis (Antonio Solá Garriga), Religioso y Mártir
-Beato Pablo Caballero López, Religioso y Mártir
-Beato Sabino Hernández Laso, Mártir

-Beatos Mártires de Sigüenza y Fernán Caballero, 16 Mártires Claretianos

-Nuestra Señora de la Fe, Gravelines
-Virgen de San Cristóbal – Zaragoza
-Virgen María, Reina de la Paz

-San Acacio de Armenia, Mártir
-San Acacio de Mileto, Mártir
-San Arduino de Ceprano, Sacerdote
-San Bovido o Botvido de Suecia, Mártir
-San Cameliano de Troyes, Obispo (Busco Estampa)

-San Celso de Milán, Mártir
-San David de Egipto, Compañeros Mártires
-San Eustacio o Eustatio de Ancira, Obispo y Mártir
-San Furadrán, Confesor
-San Gerardino, Religioso
-San Inocencio I, Papa (Marzo 12)
-San José María Díaz Sanjurjo, Obispo y Mártir (Busco Estampa)

-San Leobardo, abad
-San Lúcido, Confesor
-San Manuel Barbal Cosín (Jaime Hilario), Religioso Mártir (Enero 18)
-San Melchor García Sampedro de Quirós, Obispo y Mártir
-San Nazario de Milán, Mártir
-San Nicanor, Presbítero del NT
-San Nicolás, Presbítero del NT
-San Pármenas, Presbítero del NT
-San Pedro Poveda Castroverde, Presbítero y Mártir
-San Peregrino de Leon, Presbítero
-San Prócoro, Presbítero del NT
-San Raimundo, Confesor
-San Sansón de Dol o Gales, Obispo
-San Timón, santo del NT
-San Torlacio, Obispo
-San Urso, Abad
-San Víctor I, Papa y Mártir

-Santa Alfonsa de la Inmaculada Concepción (Ana) Muttathupadathu, Virgen
-Santa Catalina Thomás, Monja (Abril 5)
-Santa Herundina, Virgen
-Santa María Teresa Kowalska, Mártir

-Santos Mártires de Tebaida (Busco Estampa)


miércoles, julio 27, 2016

Evangelio Julio 27, 2016

Día litúrgico: Miércoles XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 13,44-46): En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel.

»También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra».


«Vende todo lo que tiene y compra el campo»
Rev. D. Enric CASES i Martín - (Barcelona, España)

Hoy, Mateo pone ante nuestra consideración dos parábolas sobre el Reino de los Cielos. El anuncio del Reino es esencial en la predicación de Jesús y en la esperanza del pueblo elegido. Pero es notorio que la naturaleza de ese Reino no era entendida por la mayoría. No la entendían los sanedritas que le condenaron a muerte, no la entendían Pilatos, ni Herodes, pero tampoco la entendieron en un principio los mismos discípulos. Sólo se encuentra una comprensión como la que Jesús pide en el buen ladrón, clavado junto a Él en la Cruz, cuando le dice: «Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino» (Lc 23,42). Ambos habían sido acusados como malhechores y estaban a punto de morir; pero, por un motivo que desconocemos, el buen ladrón reconoce a Jesús como Rey de un Reino que vendrá después de aquella terrible muerte. Sólo podía ser un Reino espiritual.

Jesús, en su primera predicación, habla del Reino como de un tesoro escondido cuyo hallazgo causa alegría y estimula a la compra del campo para poder gozar de él para siempre: «Por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel» (Mt 13,44). Pero, al mismo tiempo, alcanzar el Reino requiere buscarlo con interés y esfuerzo, hasta el punto de vender todo lo que uno posee: «Al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra» (Mt 13,46). «¿A propósito de qué se dice buscad y quien busca, halla? Arriesgo la idea de que se trata de las perlas y la perla, perla que adquiere el que lo ha dado todo y ha aceptado perderlo todo» (Orígenes).

El Reino es paz, amor, justicia y libertad. Alcanzarlo es, a la vez, don de Dios y responsabilidad humana. Ante la grandeza del don divino constatamos la imperfección e inestabilidad de nuestros esfuerzos, que a veces quedan destruidos por el pecado, las guerras y la malicia que parecen insuperables. No obstante, debemos tener confianza, pues lo que parece imposible para el hombre es posible para Dios.
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Mateo 13:44


Santo Evangelio según san Mateo 13:45


Santo Evangelio según san Mateo 13:46


Santoral Julio 27


-Beata Cunegunda, Religiosa
-Beata Lucía Bufalari de Rieti, Virgen
-Beata María Clemente de Jesús Crucificado Staszewska, Mártir
-Beata María de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, Religiosa
-Beata María Magdalena Martinengo, Virgen Clarisa Capuchina
-Beata María Pilar Izquierdo, Virgen

-Beato Andrés Jiménez Galera, Mártir
-Beato Bertoldo de Garsten, Abad
-Beato Felipe Hernández Martínez, Religioso Salesiano Mártir
-Beato Francisco Magín Tost Llavería, Mártir
-Beato Guillermo Davies, Presbítero y Mártir
-Beato Jacobo Papocchi de Montieri, Minero
-Beato Jaime Ortíz Alzueta, Religioso Mártir
-Beato José María Ruiz Cano, Sacerdote y Mártir
-Beato Joaquín Vilanova Camallonga, Presbítero y Mártir
-Beato Modesto Vegas Vegas, Presbítero y Mártir
-Beato Nevolour o Nevolone de Tavenisa o Faenza, Eremita
-Beato Raimundo Eloy Serra Rovira, Mártir
-Beato Raimundo Palmerio, Laico
-Beato Roberto Nutter, Mártir (Julio 26)
-Beato Roberto Sutton, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Rodolfo, Confesor
-Beato Zacarías Abadía Buesa, Religioso Mártir

-Nuestra Señora Madre de la Misericordia
-Victoria sobre los Turcos por los Caballeros de Rhodes en 1480 a través de la intercesión de Nuestra Señora

-San Alberto Pandoni, Obispo
-San Angelario de Ochrida
, Obispo (Busco Estampa)

-San Antonio Repiso Martínez de Orbe, Religioso
-San Arnaldo, Obispo
-San Aurelio de Córdoba, Esposo y Mártir
-San Bertoldo de Rachez, Abad
-San Celestino I, Papa
-San Celio, Confesor
-San Clemente de Ochrida
, Obispo
-San Conrado, Abad
-San Constantino de Éfeso, Mártir
-San Cristóbal, Mártir
-San Desiderato de Lons le Saunier y de Besançon, Obispo

-San Dionisio de Éfeso, Confesor
-San Eclesio Celio de Rávena, Obispo
-San Ermipo, Mártir
-San Ermolao, Presbítero
-San Eterio, Obispo
-San Félix de Córdoba, Esposo y Mártir
-San Félix, Mártir
-San Galactorio de Lescar, Obispo y Mártir
-San Gorazdo de Ochrida
, Obispo (Busco Estampa)

-San Hermipo, Mártir
-San Hermócrates, Mártir
-San Hermógenes, Mártir
-San Hermolao, Presbítero y Mártir
-San Hugo "el Pequeño" (o de Lincoln), Niño Mártir
-San Jorge de Córdoba, Diácono y Mártir

-San José María Díaz Sanjurjo, Obispo y Mártir (Julio 20)
-San Juan de Éfeso, Mártir
-San Malcos de Éfeso, Mártir
-San Martiniano de Éfeso, Mártir
-San Mauro de Biselli, Obispo y Mártir
-San Maximiano de Éfeso, Mártir

-San Melchor García Sampedro, Obispo y Mártir
-San Nahum de Ochrida, Obispo
-San Nemesio, Confesor
-San Nevolón, Zapatero
-San Pantaleemón, Mártir
-San Pantaleón de Nicomedia, Médico y Mártir
-San Sabas de Ochrida
, Obispo (Busco Estampa)

-San Serapión de Éfeso, Mártir
-San Sergio de Biselli, Mártir
-San Simeón o Simón Estilita el Grande, Monje Asceta
-San Tino, Papa
-San Urso de Loches, Abad
-San Valeriano, Obispo

-Santa Antusa de Mantinea o Constantinopla, Virgen Mártir Monja y Confesora
-Santa Jucunda, Mártir
-Santa Julia, Mártir

-Santa Juliana de Iluro, Mártir
-Santa Liliosa de Córdoba, Esposa y Mártir
-Santa Lucina, Mártir
-Santa Natalia de Córdoba, Esposa y Mártir
-Santa Sabigoto de Córdoba, Madre y Mártir
-Santa Semproniana de Iluro
, Mártir

-Santos Siete Durmientes de Éfeso, Mártires
-Santos Mártires Homeritas
-Santos Mártires de Salsete


martes, julio 26, 2016

Evangelio Julio 26, 2016

Día litúrgico: Martes XVII del tiempo ordinario

Santoral 26 de Julio: San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María

Texto del Evangelio (Mt 13,36-43): En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: «Explícanos la parábola de la cizaña del  campo». Él respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

»De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga».


«Explícanos la parábola de la cizaña del campo»
Rev. D. Iñaki BALLBÉ i Turu - (Rubí, Barcelona, España)

Hoy, mediante la parábola de la cizaña y el trigo, la Iglesia nos invita a meditar acerca de la convivencia del bien y del mal. El bien y el mal dentro de nuestro corazón; el bien y el mal que vemos en los otros, el que vemos que hay en el mundo.

«Explícanos la parábola» (Mt 13,36), le piden a Jesús sus discípulos. Y nosotros, hoy, podemos hacer el propósito de tener más cuidado de nuestra oración personal, nuestro trato cotidiano con Dios. —Señor, le podemos decir, explícame por qué no avanzo suficientemente en mi vida interior. Explícame cómo puedo serte más fiel, cómo puedo buscarte en mi trabajo, o a través de esta circunstancia que no entiendo, o no quiero. Cómo puedo ser un apóstol cualificado. La oración es esto, pedirle “explicaciones” a Dios. ¿Cómo es mi oración? ¿Es sincera?, ¿es constante?, ¿es confiada?

Jesucristo nos invita a tener los ojos fijos en el Cielo, nuestra casa para siempre. Frecuentemente vivimos enloquecidos por la prisa, y casi nunca nos detenemos a pensar que un día —lejano o no, no lo sabemos— deberemos dar cuenta a Dios de nuestra vida, de cómo hemos hecho fructificar las cualidades que nos ha dado. Y nos dice el Señor que al final de los tiempos habrá una tría. El Cielo nos lo hemos de ganar en la tierra, en el día a día, sin esperar situaciones que quizá nunca llegarán. Hemos de vivir heroicamente lo que es ordinario, lo que aparentemente no tiene ninguna trascendencia. ¡Vivir pensando en la eternidad y ayudar a los otros a pensar en ello!: paradójicamente, «se esfuerza para no morir el hombre que ha de morir; y no se esfuerza para no pecar el hombre que ha de vivir eternamente» (San Julián de Toledo).

Recogeremos lo que hayamos sembrado. Hay que luchar por dar hoy el 100%. Y que cuando Dios nos llame a su presencia le podamos presentar las manos llenas: de actos de fe, de esperanza, de amor. Que se concretan en cosas muy pequeñas y en pequeños vencimientos que, vividos diariamente, nos hacen más cristianos, más santos, más humanos.
=
Fuente: evangeli.net

Santo Evangelio según san Mateo 13:38


Sanoral Julio 26


-Beata Ana de San Basilio Cartier, Mártir
-Beata Angelina, Virgen
-Beata Camila Gentilli, Mártir
-Beata Catalina de Jesús de Jastamont, Mártir
-Beata Clara de Santa Rosalía du Bac, Mártir
-Beata Isabel Teresa del Corazón de Jesús Consolin, Mártir
-Beata María Magdalena Fontaine, Mártir
-Beata María Margarita de San Agustín Bonnet, y 4 compañeras Mártires
-Beata María Pierina de Micheli, Religiosa

-Beato Andrés de Phû Yên, Catequista Mártir
-Beato Eduardo Thwing, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Evangelista de Verona, Presbítero (Busco Estampa)
-Beato Guillermo Webster, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Hugo de Sassoferrato o Actis, Monje
-Beato Jorge Swallowell, Mártir (Busco Estampa)
-Beato Juan Ingram, Presbítero y Mártir

-Beato Juan Iraizos, Mercedario
-Beato Manuel Martín Sierra, Sacerdote y Mártir
-Beato Marcelo Gaucherii Labigne de Reignefort, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Mariano de San José (Santiago Altolaguirre Altolaguirre), Mártir
-Beato Pedro José Le Groing de la Romagère, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Peregrino de Verona, Presbítero (Busco Estampa)
-Beato Roberto Nuter, Presbítero y Mártir

-Beato Tito Brandsma, Presbítero y Mártir
-Beato Vicente Pinilla, Presbítero y Mártir

-Nuestra Señora de la Fe, Cauchy
-Virgen del Puy

-San Alejandro, Confesor
-San Austindo de Auch, Obispo (Busco Estampa)
-San Benigno de Malcesine, Ermitaño y Confesor
-San Caro de Malcesine, Asceta Ermitaño
-San Doroteo, Mártir
-San Ebrulfo, Abad
-San Erasto de Filipos, Obispo y Mártir del NT

-San Fredesberto, Obispo
-San Georges Precca, Religioso
-San Godón, Abad
-San Hermolao de Nicomedia,
Presbítero y Mártir
-San Hugo, Monje
-San Jacinto de Porto, Mártir
(Busco Estampa)

-San Joaquín, Padre de la Santísima Virgen María y abuelo de Jesús (Memoria Litúrgica)
-San Joaquín y Santa Ana, Los padres de la Virgen María
(Memoria Litúrgica)

-San Jorge Preca, Presbítero Fundador
-San Olimpio de Roma, Esposo, Padre y Mártir
(Busco Estampa)

-San Pastor de Roma, Presbítero y Mártir
-San Simeón de Polirone, Monje y Ermitaño
-San Simeón, Anacoreta y Mártir
-San Sinfronio de Roma, y  compañeros Mártires
(Busco Estampa)

-San Teódulo de Roma, Mártir (Busco Estampa)
-San Valente de Verona, Obispo y Confesor

-Santa Ana, Madre de la Santísima Virgen María y abuela de Jesús
(Memoria Litúrgica)

-Santa Bartolomea Capitanio, Virgen Fundadora
-Santa Ciriaca, Mártir

-Santa Cristina, Mártir
-Santa Cristiana de Dendermonde, Princesa y Reclusa (Septiembre 7)
-Santa Eusebia, Mártir
-Santa Exuperia de Roma, Esposa, Madre y Mártir
(Busco Estampa)

-Santa Juana, Monja
-Santa Loeva, Virgen
-Santa Pompeya, Monja

-Santos Mártires de Seúl