miércoles, abril 23, 2014

Evangelio Abril 23, 2014

Los discípulos de Emaús
Lucas 24 13-35.
Miércoles de Pascua.
Cristo les hizo ver que, en muchas ocasiones, sus caminos no son los nuestros. Por eso, es necesario vivir con una fe profunda.

Del santo Evangelio según san Lucas 24 13-35

Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén. En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero algo impedía que sus ojo lo reconocieran. El les dijo: «¿Qué comentaban por el camino?». Ellos se detuvieron, con el semblante triste, y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: «¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!». «¿Qué cosa?», les preguntó. Ellos respondieron: «Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo, y cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto ya van tres días que sucedieron estas cosas. Es verdad que algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de madrugada al sepulcro y al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les había aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo. Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron». Jesús les dijo: «¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No será necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?» Y comenzando por Moisés y continuando en todas las Escrituras lo que se refería a él. Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: «Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba». El entró y se quedó con ellos. Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista. Y se decían: «¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?». En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos, y estos les dijeron: «Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!». Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Oración Introductoria
Señor Jesús, abre mis ojos y mi corazón para verte en todas las circunstancias de mi vida. Dame un espíritu abierto a la aceptación de tu voluntad para poder realizarla por Amor, como tú realizaste la voluntad del Padre. Aumenta mi fe para contemplar vivamente, con estos ojos terrenales, tu Sacramento de Amor, es decir, el don de la Eucaristía. Amen.

Petición
Señor te pido que a lo largo de este día mí corazón arda de amor por ti. Enséñame a valorar el don de la Eucaristía.

Meditación de SS Francisco
Cuando Jesús se acerca a los discípulos de Emaús y comparte su camino, escucha su lectura de la realidad, su desilusión y dialoga con ellos; justamente de esta manera reenciende en sus corazones la esperanza, abre nuevos horizontes que estaban ya presentes, pero que solamente el encuentro con el Resucitado permite reconocer. No tengan nunca miedo del encuentro, del diálogo [...]
En el encuentro, el diálogo entre Jesús y los dos discípulos de Emaús, que reenciende la esperanza y renueva la esperanza y renueva el camino de su vida, lleva a compartir: lo reconocen al dividir el pan. Es el signo de la eucaristía, de Dios que se hace así cercano en Cristo de volverse presencia constante, al punto de compartir su propia vida. Y esto nos indica a todos, también a quien no cree, que es justamente en una solidaridad no dicha sino vivida que las relaciones pasan del considerar al otro como "material humano" o como "número" al considerarlo como persona. (S.S. Francisco, 22 de septiembre de 2013).

Reflexión
Los discípulos de Emaús, cuando caminaban con sus dudas y bajo la tentación del desánimo, escucharon las palabras consoladoras de Jesús. Cristo les hizo ver que, en muchas ocasiones, sus caminos no son los nuestros. Por eso, es necesario vivir con una fe profunda y luminosa que nos lleve a la aceptación amorosa de la voluntad de Dios en nuestra vida. Justamente en la Eucaristía encontramos el consuelo y la fuerza para seguir luchando aún en medio de las dificultades y contrariedades de la vida.

Propósito
Acercarme a una Iglesia para visitar a Jesucristo en la Eucaristía y pedirle la gracia de que aumente mi fe.

Diálogo Final
Jesús quédate con nosotros, queremos vivir contigo. Eres Tú, Señor, nuestra única alegría y seguridad. Señor quiero vivir, siempre, cerca de Ti. Déjame entrar en tu corazón para que el mío arda de amor por Ti. Dame la gracia de valorar y recibir dignamente el sacramento de la Eucaristía.
=
Autor: H. José Adad Mendoza Sánchez | Fuente: Catholic.net

Santo Evangelio según san Lucas 24:15


Estampita y Oración a San Jorge de Lidda, Mártir Patrono de Inglaterra

Estampita y Oración a San Jorge de Lidda, Mártir Patrono de Inglaterra

Santoral Abril 23



-Beata Elena Valentini de Udine, Viuda, Laica Agustina

-Beato Egidio o Gil de Asís, Religioso
-Beato Francesco Spoto, Religioso y Mártir
-Beato Francisco Spoto, Presbítero

-Nuestra Señora la Coronada
-Nuestra Señora de Mende, África (Siglo 16)
-Nuestra Señora de los Remedios-Cártama (Málaga)

-San Adalberto de Praga, Obispo y Mártir (Memoria Litúrgica)
-San Alejandro de Sauli, Arzobispo
-San Aniano, Obispo
-San Aquileo o Aquiles, Diácono y mártir
-San Etelredo, Rey
-San Eulogio de Edesa, Obispo (Busco Estampa)
-San Félix, Presbítero y Mártir
-San Fortunato, Diácono y Mártir
-San Gerardo de Toul, Obispo
-San Gil de Sanmur, Arzobispo
-San Ibar, Obispo
-San Jorge, Mártir
-San Jorge de Sueli, Obispo
-San Jorge de Lidda, Mártir, Patrono de Inglaterra (Memoria Litúrgica)
-San Marolo de Milán, Obispo
-San Terino, Mártir

-Santa Lioba, Virgen
-Santa Pusina, Virgen

Carta de unos padres a su hijo abortado hace un año...

Carta de unos padres a su hijo abortado hace un año...

HIJO MIO, ¿cómo estas?… sin duda es una pregunta sin respuesta, pero creemos escucharla en el interior de nuestros corazones. Queremos pensar que estas muy bien, es mas, estamos convencidos de ello, la inocencia de tu corta vida te ha conducido al abrazo de Dios, pero también pensamos que aquí en vida estarías mucho mejor. En ocasiones nos parece escuchar como desde el cielo desciende un susurro en forma de nana, en ese momento sentimos paz y felicidad, pero la realidad es otra muy, muy cruel.

Por nuestra parte HIJO MIO, desearíamos poder abrazarte con todas nuestras fuerzas, traerte y llevarte de la mano, acariciarte besarte y si caes, ir corriendo hacia ti para levantarte. Queremos que sepas que siempre estaremos ahí, a tu lado junto a ti,. Somos conscientes de que no te faltara el Amor, te imaginamos sonriente y alegre. Pero tu estas seguro HIJO MIO la cantidad de AMOR, ALEGRÍA Y FELICIDAD que nuestros corazones estaban dispuestos a darte, ¡ Por eso sabemos que te gustaría estar junto a nosotros HIJO MIO¡, pero al no poder nos produce un intenso dolor e impotencia y replegándonos sobre nosotros, creemos tenerte entre nuestros brazos, pero la verdad es otra muy terrible y es ahí HIJO MIO, donde mama y papa lloran amargamente, donde el arrepentimiento es una carga muy dura, la culpabilidad un sentimiento persistente donde no encontramos consuelo por ningún lado por ningún rincón de nuestro corazón, nuestro dolor es inmenso nuestro sufrimiento un túnel oscuro y la tristeza una enemiga inseparable.

HIJO MIO, debes saber que la mama y el papa te concebimos con mucho amor, no imaginas cuanto. ¿Sabes? era una noche estrellada con una luna que invitaba a soñar, a vivir, a volar… y la mamá y el papá nos fundimos en un intenso abrazo, en inmensas caricias llenas de ternura en un interminable beso, todo lleno de cariño y con el AMOR mas grande nos adentramos en la noche y nos sentimos capaces de surcar los océanos del amor, y detrás de este gran e inmenso amor….. Tu HIJO MIO llegaste a la vida a nuestras vidas a nuestros corazones. Mamá y papá sentimos una gran alegría, en nuestras vidas se nos abría algo grande, la puerta de la FELICIDAD. Desde ese primer instante sentimos la necesidad y el deseo de hablarte, mimarte, darnos y entregarnos a ti, a tu vida HIJO MIO, a tu corazón.

El 27 de diciembre hubieses nacido y seguro que serías el niño mas guapo, dulce, alegre y feliz del mundo y ese día habría sido el mas alegre y feliz de nuestras vidas, para los abuelos para toda nuestra familia, un día para recordar y enmarcar en nuestro corazón, y día a día celebrar tu llegada y decir gracias a Dios por darnos el regalo mas hermoso y especial jamás entregado al corazón de una madre y de un padre, la vida de su HIJO, entregarte con corazón día tras día alegría y sonrisas, amor y felicidad y cuando llegase el año celebrarlo de una forma muy especial donde los regalos con amor y la unión de las familias hagan un encuentro lleno de cariño y felicidad.

Pero no ha sido así, este día se ha convertido en uno de los mas sensibles, de nuestras vidas y va ha estar marcado en nuestro corazón de una forma muy indeseada, en forma de dolor y tristeza al sentir que no estas junto a nosotros la del día de tu nacimiento querido HIJO, es el dolor y la tristeza mas grande que una madre y un padre puedan sentir.

HIJO MIO, te decimos con toda seguridad que anhelamos toda esa maravilla y hermosura que es estar papa y mama con amor, con nuestro corazón y con toda nuestra alma y con toda nuestra vida entregándonos junto a ti a la felicidad, anhelamos todo aquello que hace que la vida tenga un sentido especial y maravilloso, contarte un cuento antes de dormir, cantarte una canción de amor al despertar, oírte llorar para darte el biberón para hacerte fuerte y sano, cambiarte los pañales, ponerte la ropita para ir a pasear, llevarte al parque y jugar con tus amiguitos, jugar junto a ti con tus juguetes, estar en casa en días de frío tapándonos los tres en el calor del amor, los días de lluvia taparte con el manto del cariño para que no te mojes, compartir los momentos inolvidables de la familia, dándote todos el amor familiar, los abuelos los tíos, las tías, los primos todos en unión en cariño y amor, HIJO MIO, aprender de ti, hacerte carantoñas para que tu sonrisa tan especial y alegre estuviesen presentes todo el día, abrazarte, besarte, acariciarte con ternura a cada segundo de nuestras vidas para que tu sonrisa, alegría y felicidad sean tus amiguitos inseparables en tu corazoncito y entregarte nuestro corazón y nuestra vida a quererte y amarte hasta el infinito. HIJO MIO hubiésemos descubierto los tres el MUNDO EL UNIVERSO EL INFINITO DEL PARA SIEMPRE, LA ALEGRÍA, EL AMOR Y LA FELICIDAD.

HIJO MIO, hoy hace un año que te fuiste, porque nosotros te arrebatamos la vida, te rompimos el corazón, ese día ese 9 de mayo, esa fecha donde dejamos que nuestra vida pasase de ser la mas feliz del mundo pasase a ser la mas horrible y tenebrosa de nuestra vida. Si HIJO MIO, te llevamos en nuestras almas y en nuestros corazones dañados por el dolor, el arrepentimiento, la culpabilidad, la impotencia en cada segundo de nuestra vida, pero esta fecha en donde mamá y papá decidimos que no podías nacer la llevaremos en el corazón como la más pecadora, la más inhumana, la más fría, la más penosa, triste de nuestra vida; desearíamos borrarlo de nuestra mente, de nuestras vidas, de nuestros corazones, de nuestra historia, desearíamos arrancarlo del calendario y lanzarlo al infierno con todas nuestras fuerzas, pero no… no podemos….no podemos, HIJO MIO.

Abrimos los ojos para comprobar que todo sigue igual como al principio cuando estabas en la pancita de mamá, un día y otro ….tras otro, pero no, la realidad es otra y el dolor y la pena son presentes y persistentes, el corazón y la mente están en un estado realmente trastornados en nuestra fe y en nuestra forma de ser, y es ese seguro que es la mano de Dios nos esta haciendo justicia de matarte, asesinarte, arrancarte tu vida y tu corazón. Merecemos con toda realidad pasar este sufrimiento y todo este infierno.

Sé que a lo mejor es algo egoísta por nuestra parte pedirte que nos perdones después de arrebatarte tu vida, HIJO MIO, pero deseamos de corazón que nos perdones, que nosotros ya llevamos el peso de la culpabilidad, y el peso del arrepentimiento somos conscientes de nuestra conciencia sucia y manchada por la crueldad y frialdad de quitarte el corazón y la vida.

HIJO MIO, hoy y para siempre cada día de nuestra vida, te llevaremos en nuestro corazón, que no pasa segundo que no nos acordemos de ti, te decimos que… si un millón de veces nacieras un millón de veces te amaríamos.

QUE NUNCA TE OLVIDAMOS Y NUNCA JAMAS TE OLVIDAREMOS DE CORAZÓN TE QUEREMOS QUE TE QUEREMOS CON TODA NUESTRA ALMA Y CON TODA NUESTRA FUERZA Y CON TODO NUESTRO CORAZÓN PARA TODA NUESTRA VIDA.

Queremos gritar al mundo y decir a todas esas personas que por su mente abortar sea lo mas sencillo y fácil y que luego se olvida, pues amigos y amigas es todo irreal, falso, es mentira, que la inocencia de la vida de un niño, de un bebe de un hijo propio no se olvida y mas haciendo uso de la palabra ABORTO.

Deseamos deciros que el aborto es un juicio, puedes salir culpable o inocente, vosotros decidís por la vida de vuestro hijo, si decidís Aborto os saldrá la pena de muerte, el pasillo del terror, el túnel oscuro de la tristeza, la cueva llena de arrepentimiento, de culpabilidad, de impotencia, el brazo de Dios saldrá en busca de culpables y os condenara al sufrimiento para el resto de vuestras vidas. Si hay dudas hablarlo con alguien que os pueda ayudar que os pueda aconsejar no calléis que no entre el miedo en vuestro corazón hablarlo con la familia, con personas que realmente están pasando esta amargura, os lo aseguramos que un hijo no se olvida, ni se cambia por nada ni por nadie, ni por todo el oro del mundo, ser valientes, armaros de coraje, de fuerza puede cambiar mucho vuestro destino para bien, nosotros os decimos que mejor consejero en esta decisión es Dios y Dios quiere la vida. Por lo contrario si decidís dar vida a vuestro hijo se abrirá esperanza, fe, paz interior, alegría y felicidad, así es amigos y amigas y pensar en vuestros besos tiernos a su carita, sus besitos dulces a tu cara, las caricias de sus manitas, en el abrazo con cariño de una madre y un padre a su hijo, a la sonrisa alegre de un bebe, la alegría de la vida, a la felicidad eterna del corazón de un niño. No hagáis de vuestra vida un infierno al abortar y hacer de vuestra vida el mejor regalo la vida de vuestro hijo la felicidad de su corazón.
=
PARA NUESTRO HIJO CON TODO NUESTRO CORAZÓN
MAMÁ Y PAPÁ NO TE OLVIDAN.
Es real, pero se omitieron los autores por razones obvias
=
Fuente: adopcionespiritual.org