jueves, febrero 21, 2013

Evangelio Febrero 21, 2013

Eficacia de la oración
Mateo 7, 7-12.
Cuaresma.
Él ha prometido que nuestras necesidades quedarán satisfechas, sólo tenemos que pedir con fe.

Del santo Evangelio según san Mateo 7, 7-12

En aquel tiempo dijo Jesús: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al llama, se le abrirá. ¿O hay acaso alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan! «Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.

Oración introductoria
Vengo a orar, Jesús, confiado en tus palabras. Sé que si te pido, me darás; que si te busco, te encontraré; que si toco a la puerta de tu corazón, me la abrirás, porque Tú sólo me das cosas buenas.

Petición
Te pido, Señor, que me ayudes a descubrir siempre cuál es tu voluntad y me des tu gracia para cumplirla.

Meditación del Papa
El Señor dice "lo que pidáis os doy". Y nosotros querríamos decir: "No, Señor, no es verdad". Cuántas oraciones buenas y profundas de madres que rezan por el hijo que está muriendo y no son escuchadas, cuántas oraciones para que suceda alguna cosa buena y el Señor no escucha. ¿Qué significa esta promesa? El Señor nos da la clave para comprender: nos dice cuánto nos da, qué es este todo, la alegría: si uno ha encontrado la alegría ha encontrado todo y ve todo en la luz del amor divino. […] Es útil recordar, al mismo tiempo, algunos versículos del Evangelio de san Lucas, donde el Señor, en una parábola, habla de la oración diciendo: "Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan". El Espíritu Santo -en el Evangelio de san Lucas- es alegría, en el Evangelio de san Juan es la misma realidad: la alegría es el Espíritu Santo y el Espíritu Santo es la alegría, o, en otras palabras, de Dios no pedimos algo pequeño o grande, de Dios invocamos el don divino, Dios mismo; este es el gran don que Dios nos da: Dios mismo. (Benedicto XVI, 20 de febrero de 2010.)

Reflexión
Jesús nos da todas las posibilidades para vivir esta vida como es debido. Él ha prometido que nuestras necesidades quedarán satisfechas.

Sólo tenemos que pedir, con fe, y recibiremos. Cuando no sepamos qué hacer, el nos dará la respuesta. Invocándole en el momento de dificultad, Él nos señalará el camino. No hay límites, ni por el número de peticiones ni por la magnitud de su bondad. Jesús alienta nuestra confianza asegurándonos que actuará como un padre con su hijo, esto es, con amor. Buscará lo mejor.

Como en otros lugares del Evangelio, Cristo no puede hablar del Cielo sin hablar de la tierra. Nos dice que debemos actuar con nuestro prójimo del mismo modo como Dios lo hace con nosotros. Queremos ser amados, amemos. Queremos ser perdonados, perdonemos.

Propósito
Dejar, con confianza, mis preocupaciones en manos de Dios y dedicar un tiempo a la evangelización.

Diálogo con Cristo
Jesús, ayúdame a llevar a cabo mi misión, confiado en que Tú me darás la luz y la fortaleza para poder ser ese canal por el cual fluya tu gracia e inunde a mis hermanos de tu amor. Soy un torpe y débil instrumento, pero sé que si te lo pido y te dejo actuar, podré lograr milagros. ¡Gracias, Señor, por permitirme participar en la evangelización!
=
Autor: P. Vicente Yanes | Fuente: Catholic.net

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario