jueves, febrero 14, 2013

San Juan Bautista de la Concepción, Presbítero Trinitario

San Juan Bautista de la Concepción, Presbítero Trinitario
Febrero 14

Reformador de la Orden Trinitaria y fundador de la Orden de los Trinitarios Descalzos.

Martirologio Romano: En Córdoba, en España, san Juan Bautista de la Concepción García, presbítero de la Orden de la Santísima Trinidad, que habiendo iniciado la renovación de su Orden, la culminó con gran esfuerzo, en medio de dificultades y persecuciones (1613).
Hijo de labradores acomodados, nació en Almodóvar del Campo, Ciudad Real, 10 de julio de 1561.

Sintió una temprana vocación religiosa que reflejó en «jugar a santo» por medio de un acusado ascetismo que puso en peligro su salud infantil.

Recuperado a duras penas de un mal que le perseguiría durante casi toda su vida, su vocación se fortaleció al pasar por la localidad Santa Teresa de Jesús en 1574 ó 1576, quien profetizó a sus padres el futuro del niño.

Estudió gramática con los Carmelitas Descalzos de Almodóvar y luego teología en Baeza y Toledo, donde tomó el hábito de los Trinitarios Calzados el 28 de junio de 1580 e hizo el noviciado. Profesó el 29 de junio de 1581.

Allí estudió también filosofía con el Beato Simón de Rojas. Luego cursó cuatro cursos de teología en Alcalá de Henares y marchó a Sevilla, pero entonces tuvo una revelación al salir de Écija y concibe el deseo de reformar la Orden trinitaria para hacerla más rigurosa; marcha primero a Valdepeñas y luego a Roma, donde llega el 21 de marzo de 1598.

Tiene que sufrir la oposición de los trinitarios calzados y tras varias dilaciones, detenciones y maniobras, logró el breve de erección de la reforma el 20 de agosto de 1599.

De vuelta a España tomó posesión del convento de Valdepeñas en 1600; desde 1601 a 1605 fundó ocho conventos en Alcalá, Madrid y Salamanca.

Elegido provincial, continúa fundando hasta siete casas, algunas importantes, cuales son Salamanca, Baeza, Córdoba, Sevilla y Pamplona.

Escribe para sus monjes numerosas obras ascéticas y un caudaloso Epistolario, en total ocho nutridos tomos de vario contenido, siempre en prosa y de tema moral, teológico o ascético. También una relación autobiográfica y algunas obras místicas.

Cesa de provincial en 1609, pero funda aún el monasterio de Toledo (1611) y trabaja en la fundación del de Sanlúcar de Barrameda, a pesar de un molesto mal de vejiga del que es operado y mal curado; se le ordena que cese de esas gestiones y se retira a Córdoba, donde se agravan sus achaques; allí fallece el 14 de febrero de 1613.

Sus obras se conservan manuscritas en ocho volúmenes autógrafos y otro apógrafo en la Biblioteca Vaticana y permanecieron inéditas durante más de dos siglos hasta que, tras ser beatificado, en 1830 y 1831 se hizo una pésima edición en Roma de los autógrafos.

Con la canonización se incitó una reedición más cuidada de sus Obras completas, que se encomendó a Juan Pujana y este realizó con ejemplar rigor en cuatro amplios volúmenes (1998–2002). San Juan Bautista de la Concepción es, sin duda, el escritor ascético y místico español de obra más extensa.

El papa Pablo VI lo canonizó en 1975.
=
Autor: Xavier Villalta Andrade

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario